Expertos comparten en Praga experiencia de reconstrucción de Afganistán

Foto: ČTK

“Los equipos de reconstrucción provincial de los aliados deberían enseñar a los afganos cómo administrar su país”, dijo en Praga el gobernador de la provincia de Logar, Atiqullah Ludin. En la capital checa se celebra este martes y miércoles una conferencia internacional sobre la reconstrucción de Afganistán.

Atiqullah Ludin, foto: ČTK
Unos 150 representantes de gobiernos locales de Afganistán, de la OTAN, de la Unión Europea, de la ONU y de Organizaciones No Gubernamentales, así como reporteros que informan sobre ese país asiático se han dado cita en la sede del Senado checo para compartir e intercambiar experiencias sobre la renovación de Afganistán, realizada mediante los Equipos de Reconstrucción Provincial.

Jiří Schneider, del Instituto de Estudios de Seguridad de Praga, explica que el debate gira en torno al futuro de este tipo de ayuda internacional.

“Los críticos dicen que los equipos de reconstrucción intentan algo imposible. La situación no es todavía segura para que funcionen en Afganistán normalmente, sin vigilancia militar, las Organizaciones Gubernamentales y No Gubernamentales, es decir los que realizan la reconstrucción en las zonas posbélicas. Simultáneamente, al lado de los equipos de reconstrucción, en las montañas transcurren combates contra las tropas talibanes. Eso no puede ser eficaz y es contradictorio”.

La jefa civil del Equipo checo de Reconstrucción Provincial en Logar, Bohumila Ranglová, precisa que la tarea más importante consiste en ayudar al gobierno afgano para que sea capaz de facilitar a los habitantes los servicios básicos que piden.

“Nos esforzamos por interconectar los diferentes niveles del gobierno. Este es el mayor problema del Gobierno de Afganistán que la gente de las comunidades no sabe qué puede hacer por ellos el gobierno distrital, que a su vez no tiene conexión con los gobiernos provinciales y éstos no están conectados con el gobierno central en Kabul”.

El equipo de reconstrucción checo trabaja en Afganistán desde el año 2008, colaborando estrechamente con el equipo turco que opera en la provincia de Wardak. Según Bohumila Ranglová, los checos intentan cubrir todo el territorio de la provincia de Logar, que tiene siete distritos. Dado el presupuesto de alrededor de 4.500.000 dólares, la ayuda checa se centra en proyectos más pequeños, como reconstrucción de escuelas y de establecimientos sanitarios.

La labor de los expertos fue apreciada en Praga por el gobernador de Logar, Atiqullah Ludin, quien destacó que los checos transmiten regularmente los conocimientos adquiridos de la reconstrucción del país a los afganos.

Este jueves se celebra una conferencia internacional sobre la seguridad en Afganistán en Londres. La República Checa estará representada por el ministro de RR.EE., Jan Kohout, quien debería presentar a los participantes las recomendaciones de la conferencia de Praga.