En las comarcas de Kraslice y Cheb inician el proyecto "Región de Música"

r_2100x1400_radio_praha.png

Desarrollar la tradición secular de la producción de instrumentos musicales y atraer a más turistas. Estos son los objetivos del proyecto "Región de Música" iniciado recientemente en las comarcas checas de Kraslice y Cheb, en la zona fronteriza con Alemania.

Los instrumentos musicales se producen en las comarcas de Kraslice y Cheb desde el siglo XVI. Los violines y los instrumentos de viento producidos por las empresas Amati y Strunal gozan de renombre en muchos países.

Esta tradición secular incentivó a ambas empresas, así como a otras organizaciones locales, a fundar una asociación que realice el proyecto "Región de Música", según explica uno de sus promotores, Miroslav Makovicka.

"La idea de realizar dicho proyecto surgió el año pasado. Nos inspiramos por un semejante proyecto, el "Musicon Valley", creado por nuestros vecinos alemanes. Además de fomentar a los productores locales de los instrumentos musicales, cada vez más amenazados por la competencia mundial, su objetivo es organizar otras actividades relacionadas con la música".

Así, la aldea de Kraslice planea fundar una exposición de instrumentos musicales y organizar una muestra de grupos de majorettes y, para los turistas, excursiones a talleres que producen instrumentos de viento.

Makovicka señala que se considera también la posibilidad de crear una senda turística para los aficionados a la música y fundar en uno de los palacios existentes en las dos comarcas un museo regional de instrumentos musicales que entre otros, ofrezca festivales y conciertos.

Para financiar sus proyectos, la asociación "Región de Música" quiere pedir recursos de los fondos de la Unión Europea, así como dotaciones de las arcas estatales checas.