Empieza la lucha por el presupuesto estatal para el próximo año

Jiří Rusnok, Bohuslav Sobotka a Jaroslav Tvrdík, Foto: ČTK

Los ministros checos reunen armas para conquistar el mayor trozo posible de la tarta presupuestaria. Empieza la lucha por el presupuesto estatal para el próximo año. El proyecto gubernamental cuenta con un déficit récord de 157 mil millones de coronas, es decir más de cinco mil millones de euros.

Jiri Rusnok, Bohuslav Sobotka y Jaroslav Tvrdik (de izquierda), Foto: CTK
El ministro de Finanzas checo, Bohuslav Sobotka, desea que el presupuesto sea establecido sin incluir ingresos extraordinarios.

"Conviene que el presupuesto no cuente primordialmente con los ingresos ad hoc. Tiene que permanecer obvio lo que son los ingresos y lo que son los gastos, eventualmente la desproporción natural entre estas dos partidas", declaró el ministro de Finanzas.

El nivel del déficit presupuestario resulta inaceptable para el oposicionista Partido Cívico Democrático. El jefe del grupo parlamentario de esta formación política, Vlastimil Tlustý, advirtió que este déficit anual se aproxima a la deuda nacional de la República Checa en 1998, año en que los socialdemócratas empezaron a gobernar el país.

Lubomir Zaoralek, Pavel Rychetsky y Cyril Svoboda (de izquierda), Foto: CTK
"El Gobierno de Vladimir Spidla ha empezado un peligroso experimento que endeudaría a la República Checa y a sus ciudadanos por muchos años en adelante, lo que no puede salir bien", subrayó Vlastimil Tlustý.

Cada uno de los ministros tratará de conseguir la mayor cantidad posible de recursos presupuestarios para su cartera. El ministro de Transporte, Milan Simonovsky, por ejemplo, anunció que solicitaría para su sector unos 700 millones más que su antecesor, justificando sus exigencias con la necesidad de ampliar la red de carreteras en el país y de liquidar las deudas de los Ferrocarriles Checos. El ministro amenazó incluso con suprimir algunos enlaces de tren importantes en caso de no recibir la suma requerida.