El sistema de puntuación azota a los conductores

Hace un mes entró en vigor una nueva ley de tránsito basada en un sistema de puntuación penal. Su fin es reducir el índice de accidentes ya que la República Checa figura entre los países europeos con más alto índice de mortalidad en las carreteras. Sobre las ventajas y desventajas del nuevo sistema conversamos en esta edición de "A toda marcha" con Ondrej y Petra, dos vecinos de Praga.

Značka Peugeot je čtvrtá nejkradenější v ČR
El tráfico en la República Checa hasta hace poco recordaba una jungla, nadie podía estar seguro con qué se toparía a la vuelta de la esquina. Año tras año se registraban numerosas víctimas debido a la mala forma de conducir. La nueva ley de tránsito, que introdujo duros castigos, cambió esta realidad, según afirma Petra.

"Creo que ha aumentado la seguridad en las carreteras y estoy muy agradecida por la introducción del sistema de puntos. La gente teme la nueva normativa y de veras cumplen las reglas de tráfico. Así me siento segura tanto como conductora y peatón. En ambos casos los conductores ya tienen cuidado".

Ondrej comparte la opinión de Petra al afirmar que los chóferes tienen mayor responsabilidad y el tráfico es más tranquilo que antes. ¿Y cuál es la experiencia directa de nuestros entrevistados?

"Por ahora, no dispongo de una experiencia directa, ya que estoy intentando no perder puntos por violar las normas".

Carnet de conducir checo
Ondrej tampoco ha estado "atrapado" por la nueva ley, pero dice estar contento con la situación en la misma capital checa.

"Personalmente puedo confirmar que la situación ha mejorado. Yo conduzco a menudo por Praga y también aquí se ve que ha sido un aporte positivo. Los chóferes ya no corren tanto y no sobrepasan la velocidad determinada".

No obstante, el sistema de puntuación penal corre también el riesgo de corromperse, especialmente en las filas de los policías. Los conductores podrán intentar sobornarlos para no perder puntos. A Petra no le parece una idea tan descabellada y además añade otro peligro.

Sí lo creo, dado el hecho de que el sistema de puntuación es duro. La introducción de castigos más severos puede aumentar la corrupción entre los policías. Tampoco me gusta que los puntos se pierdan dentro de un plazo.

Ondrej es de la misma opinión, pero cree que el riesgo de corrupción es un problema normal.

"Es posible una tendencia a la corrupción en las filas de los policías. Pero la corrupción está siempre presente y los cuerpos en cuestión deberán tener cuidado en impedirla y luchar contra ella, digamos, por medio de inspecciones aleatorias"

A pesar de que el sistema de puntuación aporta resultados más que satisfactorios, tras un mes en vigor, aparecen voces entre los políticos de anularlo o restringirlo drásticamente. Petra no ve con buenos ojos esta iniciativa.

"Estoy muy en contra de la anulación del sistema de puntuación, ya que es un sistema perfecto y se gastó mucho tiempo en prepararlo y discutirlo. Además, es una normativa muy provechosa que obliga a los conductores a cumplir las reglas".

No obstante, Petra admite que algunas infracciones que no ponen en riesgo la vida, como estacionar el coche por más de tres minutos o aparcar en una plaza para minusválidos, deberían ser eliminados o podrían reducirse los castigos. Ondrej, por su parte, nos ofrece una explicación de las tentativas políticas.

"En gran parte es un populismo político, ya que en medio de la situación post-electoral poco transparente en la que nos encontramos, los partidos buscarán a toda costa ganarse al electorado. Sí se pueden hacer modificaciones, pero sólo cosméticas, no grandes, como por ejemplo aclarar los pasos legales que a veces complican el trabajo de los policías".

En "A toda marcha" conversamos con Petra y Ondrej sobre el nuevo sistema de puntuación vehicular y sus resultados. ¿Y qué opinión tienen ustedes, amigos?

Autor: Jaroslav Smrz
palabra clave:
audio