El Senado checo, a punto de dar un giro a la izquierda

The Czech Senate

Las elecciones senatoriales demuestran una recuperación del Partido Socialdemócrata, que tras ser castigado duramente por su electorado en las elecciones legislativas de junio, vuelve a levantar cabeza, consiguiendo el mayor número de candidatos al Senado.

Petr Nečas (ODS), Karel Schwarzenberg (TOP 09), Radek John (VV), Vojtěch Filip (KSČM) y Bohuslav Sobotka (ČSSD), foto: ČTK
Solo unos meses después del batacazo de las elecciones generales, el Partido Socialdemócrata (ČSSD) vuelve a ser atractivo para los votantes de izquierdas. A su favor cuenta cierta renovación, simbolizada por la marcha de su antiguo líder, Jiří Paroubek, y la política de recortes del Gobierno de centro-derecha.

Así, en esas elecciones los naranjas han conseguido mandar a la segunda vuelta a 22 candidatos. El Partido Cívico Democrático (ODS), que actualmente es la primera fuerza política del Gobierno, le anda a la zaga, con 19. Le siguen Top 09, con 5 nombres con posibilidad de obtener escaño. Los comunistas, esta vez, no han conseguido ninguna opción al Senado.

A la Socialdemocracia le bastaría conseguir 12 escaños para controlar la Cámara Alta, situación que les permitiría frenar la actividad legislativa de la Cámara de Diputados, controlada por la derecha.

Petr Nečas, foto: ČTK
El primer ministro, Petr Nečas, del Partido Cívico Democrático, considera que esta coyuntura tendría consecuencias desastrosas.

“Tenemos miedo de que se forme un Senado destructivo, y deberían tener miedo también todos los ciudadanos de este país. Necesitamos reformas, actuar con contundencia. No necesitamos negación y destrucción”.

Por su parte, el líder provisional del Partido Socialdemócrata, Bohuslav Sobotka, piensa que una posición dominante en el Senado beneficiaría al país.

Bohuslav Sobotka, foto: ČTK
“El Senado tiene la posibilidad de jugar el rol de seguro contra los errores del Gobierno de Petr Nečas. Será algo positivo. Si en el Senado hay otra mayoría que en la Cámara de Diputados, finalmente el Senado tendrá sentido”.

El sistema checo concede el asiento automáticamente solo a los candidatos con un 50 por ciento de los sufragios en su distrito. En el resto de los casos, los dos más votados pasan a una segunda ronda, que tendrá lugar el próximo fin de semana. Esto significa que aunque los socialdemócratas cuenten con más candidaturas, nada está asegurado, ya que en esta fase predominará el voto útil.

En estas elecciones se renovará un tercio del Senado, es decir, 27 escaños de un total de 81.