El Museo Nacional toma posesión del antiguo edificio de Radio Europa Libre

Foto: ČTK

Las barreras de hormigón que protegían la antigua sede de Radio Europa Libre desde los ataques terroristas de 2001 han sido retiradas. El céntrico edificio pasó a estar bajo la administración del Museo Nacional y será abierto al público el 15 de agosto.

Foto: ČTK
El edificio parece una araña. Su cuerpo de hormigón armado y vidrio, apoyado en largas patas, cubrió con su abdomen el edificio de la Bolsa de Praga a principios de los años 70 cuando empezó a funcionar como Asamblea Federal.

En 1995 se instaló allí Radio Europa Libre. Tras los ataques terroristas contra las Torres Gemelas de Nueva York, el edificio ha sido rigurosamente vigilado por el Ejército y la Policía. Fue protegido con barreras de hormigón, lo que complicó el tránsito en el centro de la ciudad, ya que por allí pasa la arteria principal de Praga.

En febrero, la emisora se retiró del centro a otro barrio praguense y el edificio fue cedido al adyacente Museo Nacional, según explica el director general de esa institución, Michal Lukeš.

“El 15 de agosto vamos a abrir el edificio, en el que habrá un museo, un restaurante, vestuarios y taquillas. La gente podrá recorrer el edificio, ver sus curiosidades arquitectónicas y enterarse de la historia de este lugar”, dijo.

El 17 de noviembre será inaugurada allí la exposición Be Free! en conmemoración del vigésimo aniversario de la Revolución de Terciopelo que derrotó al comunismo en el país.

Michal Lukeš, foto: ČTK
Al habilitar el antiguo edificio de Radio Europa Libre, el Museo Nacional dispondrá de 3.000 metros cuadrados más. Se trata de la ampliación más importante en la historia del museo desde su apertura en 1891.

“En el futuro queremos que los dos edificios funcionen como un conjunto, así que serán comunicados entre sí con un paso subterráneo. Ya tenemos preparados todos los proyectos. Las obras se iniciarán junto a la reconstrucción del Museo Nacional y la arteria de Praga en 2011”, resaltó el director general.

Hay quienes dicen que el edificio de la Asamblea Federal es feo y que estropea el panorama del centro de la ciudad, otros lo defienden diciendo que se trata de una muestra única del progreso arquitectónico. Lo cierto es que tras largos años, el público podrá admirar por fin el interior de esta controvertida construcción.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio