El Gobierno endurece las medidas contra el coronavirus

Foto ilustrativa: Alexandra Koch, Pixabay / CC0

Las cifras de nuevos casos de COVID-19 en Chequia no dejan de subir, llegando el jueves a 5394. En reacción a la situación, el Gobierno anunció este jueves la aplicación de medidas más duras para frenar la propagación del coronavirus.

Foto: Isaac Quesada, Unsplash / CC0

Más de 100 000 personas se contagiaron en la República Checa de COVID-19 desde el inicio de la epidemia en marzo. Lo peor, sin embargo, ha llegado desde septiembre, cuando comenzó a crecer bruscamente el número de contagios. Chequia ocupa actualmente el primer lugar a escala mundial en cuanto al número de infectados por cada millón de habitantes, seguida de Israel y Argentina.

En reacción a la vertiginosa propagación de la enfermedad durante las últimas semanas, el Gobierno anunció que recurría de forma inmediata a la aplicación de restricciones más severas en el país encaminadas a frenar la propagación del coronavirus.

Foto: ČTK / Igor Zehl

De acuerdo con el ministro de Salud, Roman Prymula, quien en conferencia de prensa informó sobre las nuevas medidas un día antes de lo originalmente programado, la situación es alarmante y de no frenar este desarrollo, en unas pocas semanas podría colapsar el sistema sanitario checo.

”Lo fundamental en esta situación no es el creciente número de nuevos infectados, sino el hecho de que se incrementa bruscamente el número de pacientes con COVID-19 que requieren cuidados intensivos. Crece asimismo el número de fallecidos a causa de esa enfermedad. Ya en estos momentos el sistema sanitario está bastante saturado y si la situación continuara de igual manera, dentro de una semana los hospitales estarían superando sus límites de capacidad, y dentro de otra semana el sistema podría colapsar al no tener más reservas”.

Roman Prymula, foto: ČTK/Kamaryt Michal

El ministro recalcó que de cara a esta situación, lo más importante es limitar los contactos entre las personas. Los contactos en el interior de edificios se limitan a 10 personas y en el exterior a 20 personas. Prymula sostuvo que las restricciones regirán dos semanas por el momento.

A partir de este viernes se cerraron los centros de fitness, los gimnasios y las piscinas cubiertas. En los restaurantes podrán estar sentadas en una mesa cuatro personas como máximo y deberán cerrar a las ocho de la noche. En los restaurantes y comedores de los centros comerciales podrán sentarse en una mesa sólo dos personas. Además, en esos centros se desconectará el Wifi, como una de las medidas para que dejen de juntarse allí los adolescentes.

Zoo de Praga, foto: Barbora Němcová

A su vez, desde el lunes 12 de octubre estarán cerrados los teatros, cines, galerías de arte, castillos, museos y también los jardines zoológicos. Están prohibidas las actividades deportivas en el interior y en las afueras pueden practicar deporte en conjunto 20 personas como máximo. La única excepción son los eventos internacionales a los que los deportistas checos sí pueden asistir.

Roman Prymula recalcó que al debatir el Consejo de Ministros sobre las restricciones a ser aplicadas, todos insistieron en la necesidad de no afectar a la economía nacional.

“Hemos tratado de preparar las restricciones de tal manera para que, sobre todo, no afectasen la economía, o que los eventuales impactos sean mínimos. Somos conscientes de que de todas maneras habrá que ofrecer ciertas compensaciones a los sectores afectados por las restricciones”.

Foto: Jana Vitásková, ČRo

De las medidas restrictivas en Educación informó el ministro de la cartera, Robert Plaga. Las escuelas superiores y de educación media pasarán a enseňar a distancia, al igual que las escuelas de arte. Los alumnos de secundaria se turnarán por clases, asistiendo a la escuela una de cada dos por semana. Plaga recalcó que consideraba importante conservar al máximo las clases en las escuelas de enseñanza básica.

”Independientemente de que la situación epidemiológica empeoró bastante, estoy muy contento de que hemos acordado una serie de pasos que toman en consideración la importancia de conservar en lo que se pueda la formación presencial. Esto es válido para las escuelas de enseñanza básica”.

Sin cambio alguno siguen los programas de los parvularios. Plaga anunció también que su Ministerio declarará días libres el 26 y 27 de octubre, con lo que las vacaciones otoňales en las escuelas de enseñanza básica y media se prolongarán una semana.

Foto: Michaela Danelová, ČRo

Durante los próximos 14 días las instituciones de la administración estatal se abrirán a los ciudadanos sólo dos días a la semana por cinco horas.

A las misas en el interior de las iglesias puede asistir un máximo de 10 personas. También se decidió que los ciudadanos infectados que teman contagiar al resto de su familia podrán alojarse durante 10 días en algún hotel reservado para este fin.

La oposición critica al Gobierno por haberse quedado dormido supuestamente y haber menospreciado el peligro del coronavirus. No obstante, según dijo a la Televisión Checa Martin Baxa, vicepresidente del opositor Partido Cívico Democrático, todos reconocen la necesidad de respetar las restricciones gubernamentales a fin de combatir al enemigo viral.

Foto ilustrativa: Filip Jandourek, ČRo

“Vemos que las cifras de infectados crecen de forma dramática, al igual que el número de hospitalizados. En esta situación exhortamos a los ciudadanos a unirse en la lucha contra el coronavirus, a respetar las restricciones impuestas por el Gobierno por un periodo de dos semanas, a fin de superar la difícil situación actual. Pero eso nada cambia, el  Gobierno falló, permitió que se desarrollara la segunda ola de la epidemia y, a pesar de nuestras advertencias y de los expertos, se quedó dormido. Ahora todos nos vemos enfrentados a los resultados de ese fallo”.

El Gobierno rechaza semejantes acusaciones e insiste en que gran parte de la responsabilidad recae en los propios ciudadanos, porque no todos respetaron las medidas restrictivas aplicadas en las últimas semanas como, por ejemplo, el uso de las mascarillas en los medios de transporte público. El ministro de Salud, Roman Prymula, informó a su vez que se estaba viendo la posibilidad de que todos los habitantes de la República Checa sean sometidos a una prueba de COVID-19.