El democristiano Partido Popular debatirá sobre su futura orientación

Jirí Cunek (a la izquierda), Foto: CTK

La elección de una nueva presidencia y la adopción de una postura clara con respecto a la futura orientación del partido, éstos serán los temas centrales debatidos por los delegados en el Congreso del democristiano Partido Popular, que se celebrará este sábado.

Este fin de semana será decisivo para el democristiano Partido Popular, uno de los partidos parlamentarios tradicionales en la sociedad democrática checa. En caso de no ser elegido un nuevo y fuerte directorio, el partido, que en los últimos meses se había caracterizado por una gran pasividad, corre el riesgo de que las intenciones de voto a su favor lleguen a encontrarse bajo el límite del 5 por ciento, indispensables para entrar en el Parlamento.

Después de Josef Lux, político de gran empatía que logró ganarle al partido un gran respeto dentro del escenario político checo, pero quien hace algunos años falleció de cáncer, los demócrata-cristianos no han tenido al frente de su partido a otra personalidad de cualidades semejantes.

A Cyril Soboda se le reprochaban sus inclinaciones hacia la izquierda y Miroslav Kalousek fue sometido a una rotunda crítica en su partido, después de aceptar crear un Gobierno con la Socialdemocracia, que sería apoyado por los comunistas. A raíz de esa decisión, Kalousek se vio presionado a abandonar la presidencia de su partido.

Jirí Cunek (a la izquierda), Foto: CTK
A partir de entonces, al democristiano Partido Popular le caracteriza un cierto caos. Los analistas insisten en que sin un claro programa y un firme directorio, el partido pronto podría perder a sus electores. Hay varios candidatos a la presidencia de esa formación política. La mayor esperanza de asumir esa responsabilidad la tienen Jirí Cunek, alcalde de la ciudad de Vsetín y Vlasta Parkanová, una de los políticas más populares del país, según los últimos sondeos de opinión.

Los expertos consideran que el programa de Parkanová tiene una amplia perspectiva de éxito. Se orienta a la colaboración con los partidos de derecha y propone eliminar del nombre del partido la palabra "cristiano". Parkanová insiste en que rechaza cualquier colaboración con los comunistas, por lo que tampoco acepta cooperar con la Socialdemocracia, acusándole de "alinearse" con los comunistas. Vlasta Parkanová está convencida de que los populares deberían determinar su propio camino de desarrollo.

El mayor rival de Parkanová, Jirí Cunek, tiene gran apoyo de los miembros del partido en Moravia, parte oriental del país. Una considerable ventaja de Cunek es que entró en la política hace poco y que no vacila en adoptar y defender públicamente decisiones que puedan ser impopulares.