El checo Lukáš Vondráček gana el premio Reina Isabel de Bélgica

Lukáš Vondráček, foto: ČTK

El pianista Lukáš Vondráček ha sido el ganador de este año del premio Reina Isabel, convirtiéndose así en el primer checo en recibir este galardón. Su interpretación del ‘A Butterfly´s Dream’, de Claude Ledoux fue considerada por el jurado la mejor de las presentadas por los 12 finalistas.

Lukáš Vondráček, foto: ČTK
Lukáš Vondráček es el primer checo en recibir en la ciudad belga de Waterloo el premio Reina Isabel, distinción que le fue entregada en persona por la reina Mathilde de Bélgica. Tras varias rondas, Vondráček fue uno de los 12 seleccionados para la fase final. Los organizadores del concurso los encerraron, literalmente, en la escuela de música Capilla Musical de la Reina Isabel, donde tuvieron una semana para aprenderse la pieza ‘A Butterly´s Dream’, del compositor belga Claude Ledoux.

La interpretación de Vondráček fue, según los miembros del jurado, la mejor de las presentadas. El pianista checo valora el galardón como un empujón clave para su carrera musical.

“El título es la publicidad más importante que he tenido hasta ahora. Habrá todavía más conciertos. Solo en los próximos meses tengo viajes a Corea, China, India, América, cómo no, Canadá, Alemania. Realmente por todo el mundo”.

Lukáš Vondráček (a la derecha), foto: ČTK
El pianista, de tan solo 29 años de edad, puede considerarse una de las pruebas del dicho de que nadie es profeta en su tierra. Radicado en Boston, vuelve más a su patria para ver a su familia que para tocar. El año pasado, por ejemplo, actuó en 17 países de todo el mundo, pero no en la República Checa, donde es invitado raramente.

La obtención del Reina Isabel de Bélgica, uno de los premios más importantes del mundo para este instrumento, podría ayudar a cambiar la situación, opina.

“Hasta ahora ningún músico checo había ganado el concurso, así que me alegro de que tal vez ahora pueda proyectarme mejor en la sociedad checa”.

La escasez de proyección con la que cuenta en su país es resultado, en su opinión, de los celos y envidias que abundan en el ambiente musical checo.

“Los 40 años de comunismo han dejado grandes cicatrices en la mentalidad de nuestra nación. Predomina una forma de pensar un poco provincial”.

Predestinado a ser pianista

Lukáš Vondráček (a la derecha), foto: ČTK
Además del prestigio que conlleva, el premio ha supuesto para Vondráček una dotación económica de 25.000 euros y la posibilidad de grabar un disco, que será editado en Bélgica. Este se unirá a su ya existente interpretación en estudio de Haydn, Rachmaninoff y Prokofiev editada en 2012.

Se trata de un hito en su carrera, que comenzó relativamente pronto, cuando a los 14 años fue descubierto por el pianista y director de orquesta ruso Vladímir Áshkenazy. Dedicar su vida a la música era algo a lo que estaba más o menos predestinado, comenta.

“Mis padres son los dos profesores de piano, así que no había mucho para elegir. Fui llevado hasta el piano creo que antes de cumplir tres años, y me gustó desde el principio, nunca me he cerrado al estudio de los textos y las notas. Tengo además oído absoluto, por lo que si alguien toca soy capaz de repetirlo. Al principio era más bien un juego, pero luego por supuesto comenzó a ser más difícil y complejo”.

Lukáš Vondráček, foto: ČTK
Lukáš Vondráček ha actuado con orquestas como la Filarmónica de la BBC, la Orquesta Filarmónica Checa, la Sinfónica de Viena o la Sinfónica de Sydney. Lo más importante para él, asegura, no es su promoción personal, sino la posibilidad de seguir difundiendo la música clásica, que contra lo que pueda parecer, todavía no cuenta con una imagen adecuada.

“Mucha gente se imagina la música clásica como algo inaccesible. O al contrario, que piensan que es solamente un entretenimiento o que tiene que ser una cosa bonita. Pero ni es bonito ni deja de serlo. Es igual que la vida. Hay muchas emociones, y nuestro cometido como intérpretes es tomarlas y comunicarlas lo mejor posible para que el mensaje que está codificado en las obras pueda ser entendido”.

El premio Reina Isabel se suma al premio del Concurso Internacional de Piano de Pretoria, Sudáfrica, ganado en 2012, al premio del Concurso Internacional de Piano de San Marino y al del Concurso Internacional Van Cliburn, celebrado en Texas.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio