El canguro regresa a la Liga perdiendo

Vladimír Bálek (arriba) y Petr Vasek (Foto: CTK)

El regreso del Bohemians de Praga a la Primera División de fútbol y el reencuentro del centrocampista Vladimir Smicer con su ex equipo, el Slavia de Praga han sido los dos mayores atractivos del campeonato nacional iniciado el fin de semana en la República Checa.

El Bohemians fue aplaudido a pesar de caer

Vladimír Bálek (arriba) y Petr Vasek (Foto: CTK)
El Bohemians de Praga fue expulsado de la Primera División en 2003, después de que un hincha ebrio agrediera al juez de línea en el partido contra el Sparta de Praga.

El club con un canguro en el escudo descendió a la tercera división, tuvo que pagar una elevada multa e incluso existía el peligro de que tuviera que declararse en bancarrota. Sin embargo, la hinchada del equipo realizó una colecta y ayudó a sobrevivir la crisis a uno de los clubes de fútbol más antiguos del país. Desde aquél entonces se nota la estrecha relación entre los fans y los jugadores de ese equipo.

La hinchada verdiblanca es conocida por su capacidad de crear una atmósfera perfecta y por seguir apoyando a su club incluso en los malos tiempos. A pesar de que el Bohemians cayó el domingo en casa ante el Baník por 0-2, un estadio lleno dio las gracias a sus jugadores con ovaciones sostenidas, lo que es un fenómeno poco visto en el campeonato nacional. El portero del Bohemians, Radek Snozík, lamentó que su equipo no haya logrado conquistar para la afición un resultado mejor.

"Hemos creado presión, pero no hemos logrado entrar en el área grande y tampoco conseguimos imponernos en las situaciones a balón parado, así que no hemos tenido una ocasión clara para marcar".

Hinchada del Bohemians de Praga (Foto: CTK)
El encuentro entre el Bohemians de Praga y el Baník de Ostrava figuraba en la categoría de los 'partidos de riesgo', ya que los hinchas del Baník son los más temidos del país y entre ambas ciudades existe una gran rivalidad. Centenares de fans enfurecidos de la ciudad morava llegaron a la capital y durante el viaje dañaron el interior del tren que los llevó a Praga.

Sin embargo, en la capital, la policía tuvo la situación bajo control y apaciguó las pequeñas trifulcas que se armaron entre la hinchada de ambos equipos al inicio y al final del partido.


Smicer se lesiona en la espalda

Miroslav Baranek y Vladimír Smicer (Foto: CTK)
Otro de los regresos más seguidos por la afición de fútbol fue el de Vladimír Smicer al Slavia. Se trata de uno de los jugadores más exitosos de la historia del país, quien vistió la camiseta blanquiroja tras 11 años. Smicer conquistó con la selección nacional la medalla de plata y de bronce en las Eurocopas de 1996 y 2004, respectivamente, y en 2005, se hizo con el título de la Liga de Campeones, militando en el FC Liverpool.

En la primera vuelta de la Liga, el Slavia se impuso en la ciudad de Jablonec por 1-0. Smicer tuvo que ser sustituido en el minuto 56 del partido debido a una lesión en la espalda, pero hasta ese momento el futbolista dirigió el juego de sus compañeros y puso en evidencia que será un refuerzo útil para el club blanquirojo.

"Después de marcar el gol, nos retiramos inútilmente de la ofensiva, y al final del partido nos pusimos nerviosos. Se nota que faltan cosas que mejorar, pero nos alegramos por haber logrado la primera victoria".

Según los médicos, el centrocampista de 34 años de edad, se recuperará pronto y podrá jugar el miércoles contra el Zilina en la segunda ronda preliminar de la Liga de Campeones. Tras empatar a cero en Eslovaquia, el Slavia tiene una buena posición para pasar a la próxima vuelta, en la que chocaría con el Ajax de Ámsterdam.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio