Cumbre de Niza reparte votos entre sus miembros

r_2100x1400_radio_praha.png

Los jefes de Estado y de Gobierno de los países de la Unión Europea acordaron en la cumbre de Niza el reparto de los votos entre los diferentes miembros, hecho que facilitará la venidera reforma constitucional. La República Checa dispondrá de un total de 12 votos, al igual que Grecia, Bélgica, Hungría y Portugal.

Los países más grandes de la Unión Europea optaron por ceder un voto más de lo pensado a los países medianos para evitar la rebelión encabezada por Portugal, que amenazaba con hacer fracasar la cumbre.

Alemania, Reino Unido, Francia e Italia dispondrán de 29 votos en lugar de los 30 previstos inicialmente. Los grandes tuvieron que ceder para evitar un brote de inestabilidad que podría repercutir desfavorablemente en la cotización del euro.

De los candidatos poscomunistas Polonia obtuvo el mayor número de votos 27, esto quiere decir que tendrá el mismo número de votos que España, ya que ambos países tienen casi el mismo número de habitantes.

La República Checa se sitúa al nivel de países occidentales como Bélgica, Portugal y Grecia, lo que -según explicaran los especialistas en la materia- demuestra que los nuevos candidatos serán miembros con igualdad de derechos.

No obstante, un alto cargo de la Unión Europea consultado por la Agencia de Prensa CTK sostuvo que en la distribución de los votos no se puede aplicar ningún tipo de lógica, se trata de una medida política que da solución a determinado problema.

Los Quince acordaron convocar para el 2004 una nueva cumbre para, entre otros asuntos, delimitar de forma "más precisa" las competencias entre la Unión Europea y sus miembros conforme al principio de subsidiariedad.

Además de delimitar las competencias, se abordaría el estatuto de la Carta de Derechos Fundamentales proclamada por los Quince al inicio de la cumbre y el papel de los Parlamentos nacionales.

Autor: Federico Picado
audio