Controles contra checos en la zona fronteriza alemana: ¿Un acoso?

r_2100x1400_radio_praha.png

El Ministerio del Interior registra decenas de quejas de turistas checos contra la Policía alemana, que ha incrementado los controles en la zona fronteriza después de la entrada de la República Checa en el espacio Schengen.

El primer ministro checo, Mirek Topolánek, calificó el comportamiento de los policías alemanes como acoso y violación del Acuerdo de Schengen, que garantiza la libre circulación de personas. Por su parte, las autoridades de Alemania se defienden diciendo que tras suspenderse los controles fronterizos tuvieron que adoptar medidas adecuadas para prevenir la criminalidad.

Petr Lavička es uno de los conductores checos que tuvo que someterse a un control de la Policía de Baviera en las cercanías de la frontera checo-alemana.

“Me preguntaron si fumo marihuana. Les dije que no, entonces, nos registraron todo el automóvil y encontraron un mechero. Después me llevaron a una estación de policía y allí me obligaron a orinar en un tarro”.

Primero con una prisión de quince días y luego con una multa fue penalizado otro checo que llevaba un cuchillo de bolsillo con una hoja de más de 8,5 centímetros de largo.

El portavoz de la Embajada de Alemania en Praga, Sebastian Gerhardt, sostuvo que los controles corresponden a la legislación alemana y que la policía aplica los mismos métodos a lo largo de su frontera occidental.

“No se trata de controles sistemáticos. Son controles aislados que están conformes al Acuerdo de Schengen”.

El director del Departamento de la Política de Asilo y de Migración del Ministerio del Interior checo, Tomáš Haišman, señaló que las autoridades checas observan la conducta de los policías alemanes y austríacos desde el 21 de diciembre de 2007, fecha del ingreso de la República Checa en la zona Schengen, y que han registrado decenas de reclamaciones tanto de parte de ciudadanos comunes y corrientes, como de empresas de autobuses.

“Los policías alemanes controlan sobre todo la identidad de las personas, que según nuestros análisis del Acuerdo de Schengen puede ser examinada sólo en relación con una sospecha motivada. Así ocurre en la República Checa. Ello no significa que en este país no se realicen controles policiales, pero el sistema funciona de tal manera que no son violados los derechos de los viajeros”.

Haišman destacó que ni en la República Checa ni en Alemania ha aumentado la criminalidad después de la ampliación de la zona Schengen. El próximo 26 de mayo se celebrará una reunión laboral a nivel de los Ministerios del Interior de ambos países para solucionar la situación.