Conductores checos pagarán peaje con chips electrónicos

Foto: CTK

A partir del año 2009 los conductores de automóviles emplearán chips electrónicos para pagar el peaje en las autopistas checas, en reemplazo de los sellos que se usan en la actualidad. El Gobierno confía en que el cambio contribuirá a una mayor seguridad en las carreteras.

Aleš Řebíček (Foto: CTK)
El nuevo sistema significará un ahorro para los conductores a partir de enero próximo. Una familia o una empresa que tiene a su disposición varios automóviles necesitará sólo una tarjeta electrónica, según explica el ministro de Transporte, Aleš Řebíček.

“La etiqueta de peaje para las autopistas tendrá la forma de una caja pequeña y será transferible, es decir no estará vinculada con la matrícula de un vehículo determinado, ni corresponderá al nombre de un conductor. El chip será anónimo y nos servirá para registrar la intensidad de tráfico”.

El acceso de automóviles será controlado por un sistema de puertas de peaje. El que ya está instalado en las autopistas checas sirve actualmente únicamente para el peaje electrónico de camiones. El primer ministro, Mirek Topolánek, subrayó que el objetivo de la introducción de los chips electrónicos no es observar a personas, sino reaccionar a la densidad del tráfico.

“Seremos capaces de seguir si aumenta el número de vehículos en la autopista y a modo de prevención desviar el tráfico antes de producirse un atasco”.

Foto: CTK
Debido a los temores de que el sistema de peaje electrónico permita monitorear precisamente el movimiento del vehículo el proyecto se aplazó varias veces. Entre sus críticos ha figurado el ministro del Interior, Ivan Langer, pero hoy excluye que el chip pueda ser leído por radares de la policía para inspeccionar las infracciones de tránsito.

Se calcula que los chips electrónicos significarán un ahorro también para las arcas del Estado reduciendo los costes relacionados con la impresión de los sellos cada año. Se prevé que los chips para autopista se cargarán como un teléfono móvil. Al igual que en el caso de los sellos actuales el peaje anual costará unos 40 euros. El precio del chip como tal podría llegar a unos 20 euros. No obstante, los detalles financieros del proyecto serán debatidos por el Gobierno este miércoles.