Ciudadanos checos podrían ser condenados a seis meses de prisión preventiva

r_2100x1400_radio_praha.png

Sesenta días de prisión preventiva para los ciudadanos checos encarcelados en Cuba, esta fue la decisión tomada el martes por las autoridades de La Habana contra el ex ministro de Finanzas checo, Ivan Pilip y el antiguo líder estudiantil Jan Bubenik. Los ciudadanos checos fueron arrestados el 12 de enero bajo cargos de "asociación con miras a provocar una rebelión" después de reunirse con dos disidentes cubanos.

De acuerdo con informaciones dadas a conocer por el encargado de negocios checo en Cuba, Josef Marsicek, el diputado Pilip y el señor Bubenik pueden permanecer en prisión preventiva hasta por un periodo de seis meses, según explicaran las autoridades cubanas que continúan sus investigaciones contra los ciudadanos checos.

Antonio Femenías y Roberto Valdivia, los disidentes cubanos que se reunieron en Ciego de Ávila con Pilip y Bubenik, insisten en que simplemente conversaron sobre temas generales, y que los checos no les entregaron ningún tipo de informaciones ni ayuda material.

El encargado de negocios de Cuba en la República Checa, David Paulovich, sostiene que las autoridades cubanas tienen pruebas contra los ciudadanos checos. Por su parte, Lucie Pilipová, esposa del diputado Ivan Pilip, quien se encuentra en la Isla desde el fin de semana fue categórica al denunciar que el régimen de Fidel Castro basa sus acusaciones en el único hecho de que su esposo y el señor Bubenik se "reunieron con dos representantes de la oposición".Pilipová dijo que su esposo "se encuentra bien, que está tranquilo porque sabe que él y Bubenik son inocentes".

En declaraciones a los medios de comunicación checos, Pilipová reveló que en la prisión a su esposo no le llaman por el nombre, que hablan simplemente del preso número 501. Lucie Pilipová manifestó su decisión de permanecer en Cuba todo el tiempo que sea necesario, y que no descarta la posibilidad de llevar también a sus tres hijos: dos niñas de dos y tres años y a un niño de cinco meses.

El presidente del Partido Comunista de Bohemia y Moravia, Miroslav Grebenicek, insinuó este martes que el presidente de la República, Václav Havel, desde un principio estaba al tanto de las actividades de Pilip y Bubenik en Cuba.

El líder comunista checo subrayó que no tiene razón alguna para poner en duda que Pilip y Bubenik violaron las leyes cubanas.

Autor: Federico Picado
audio