Chequia ya tiene una hoja de ruta contra el COVID-19 mientras espera la vacuna

Foto: ČTK / David Taneček

Un nuevo sistema determinará el endurecimiento o levantamiento de las restricciones en Chequia a partir de este lunes. A su vez, el ministro de Salud informó que se podría recibir la vacuna contra el COVID-19 desde principios del próximo año.

El ministro de Salud, Jan Blatný, presentó el pasado viernes un nuevo sistema contra la pandemia del coronavirus. Conocido bajo las siglas PES, entra en vigor a partir de este mismo lunes. Un número epidemiológico será publicado en la página web del Ministerio de Salud cada día y determinará en cuál de los cinco niveles de riesgo se encuentra el país o cada región por separado. Cada nivel cuenta con una serie de medidas que influyen en la organización de las diferentes áreas de la vida cotidiana.

Jan Blatný, foto: Archivo de la Oficina del Gobierno de la RCh

En la práctica esto quiere decir que en base al nivel de cada momento se irán endureciendo y aliviando las restricciones en los diferentes sectores de la sociedad. La nueva hoja de ruta determina, por ejemplo, en qué situación se abrirán los restaurantes, cuándo regresarán los alumnos a las escuelas o el momento en el que podrán volver a celebrarse eventos masivos.

De acuerdo con el ministro Blatný, su cartera se esforzó en que el sistema fuese justo y lógico.

“Está organizado de manera que las medidas estén vinculadas entre sí y que sean justas para las diferentes áreas. Si el sistema se aplica a partir del lunes, esto quiere decir que Chequia empieza sobre el nivel 5, el de más alto riesgo. Y dependerá de todos nosotros lo rápido que logremos pasar a niveles más bajos, de riesgo menor”.

Foto ilustrativa: Fernando Zhiminaicela, Pixabay / CC0

El ministro sostuvo que sería oportuno que el sistema funcionase como mínimo hasta finales del año para poder evaluar su eficiencia. A su vez añadió que, mientras que la situación en Chequia parece mejorar, considera muy poco probable que el país logre llegar al nivel 1 antes de fin de año.

Los cinco niveles del sistema PES requieren que esté declarado el estado de emergencia. En caso de no ser así, las medidas de la hoja de ruta dejarían de ser obligatorias y se convertirían en meras recomendaciones, sostuvo Blatný.

En consecuencia, el ministro propondrá la prolongación del estado de emergencia hasta el 20 de diciembre. El Gobierno debería debatir la propuesta este lunes y la Cámara de Diputados podría aprobarla el jueves.

Si Chequia lograra bajar al nivel 4, esto significaría, por ejemplo, que el toque de queda se iniciaría a las 23 horas en vez de a las 21 horas actuales. También podrían reunirse hasta seis personas en lugar de dos. En el nivel 3, de color amarillo, podrían abrir, con ciertas limitaciones, los museos, galerías y restaurantes, por ejemplo. Los dos niveles más bajos significarían la reapertura de todas las escuelas o la organización de eventos masivos con hasta 500 personas en espacios exteriores y 100 en espacios interiores.

Para que el nivel de riesgo se reduzca, hace falta que el número epidemiológico se mantenga estable durante una semana, según explicó el ministro Blatný.

“Si queremos bajar de nivel, es decir levantar restricciones, el número de riesgo debe mantenerse estable durante al menos una semana. Después el país pasará a un nivel más bajo. Por el contrario, si la situación empeora, después de tres días ya podemos considerar cambiar a un nivel de riesgo más alto”.

Vacunas para 2 millones de checos

Mientras Chequia sigue lidiando con la pandemia y las limitaciones que conlleva, muchos fijan la mirada en el desarrollo de las vacunas contra el COVID-19, que se vuelve cada vez más prometedor. De acuerdo con el ministro Blatný, las empresas Pfizer y AstraZeneca son actualmente las que más cerca están a ofrecer una solución segura.

Foto: Michaela Danelová, ČRo

Blatný aseguró en un debate en la Televisión Checa este domingo que todas las vacunas adquiridas por Chequia cumplirán con los más altos requisitos de seguridad y que su cartera se esforzará por luchar contra las desinformaciones que empiezan a surgir en torno a la seguridad de la vacuna.

Todas las vacunas que compre Chequia deberán ser aprobadas primero por la Agencia Europea de Medicamentos, porque lo más importante es la seguridad y la salud de nuestros ciudadanos. Y entiendo la preocupación de la gente, pero procuraremos explicarles todo, porque ya existe en estos momentos una cantidad enorme de desinformación sobre la vacuna, por ejemplo, que provoca infertilidad y otros disparates”.

De acuerdo con Blatný, para que la vacunación entre la población sea eficiente, debe recibir la vacuna entre el 65% y el 70% de los habitantes. Sostuvo asimismo que las primeras dosis podrían llegar a Chequia en enero o febrero, o incluso antes de fin de año en un escenario optimista.

Cuando esté disponible, la República Checa estará interesada en recibir unos 4 millones de vacunas, tal y como informó el ministro, una cantidad suficiente para vacunar a dos millones de personas, para empezar. Tendrán prioridad, según Blatný, las personas mayores y los trabajadores de la salud.

palabra clave:
audio