Chequia y el Informe anual de la Comisión Europea

r_2100x1400_radio_praha.png

Un cierto enfriamiento se ha registrado en las relaciones entre Praga y Bruselas a raíz del Informe Anual de la Comisión Europea sobre el nivel de preparación de los países de Europa Central y del Este para su adhesión a la Unión Europea.

La República Checa, junto con Eslovenia, fueron ubicadas en el tercer grupo de países candidatos en cuanto a su nivel de preparación. Representantes del oficialismo checo consideran que el Informe Anual de la Comisión Europea es poco objetivo con respecto a la República Checa. El Primer Ministro, Milos Zeman y el presidente de la Cámara de Diputados, Václav Klaus, rechazaron la negativa evaluación de la economía checa y que fuera puesta en tela de juicio la capacidad de la misma de cumplir con los requisitos económicos necesarios para la entrada del país a la Unión Europea.

Al jefe del Gobierno checo le sorprendió asimismo el hecho de que Polonia, Hungría y Estonia hayan sido mejor evaluadas que la República Checa y que estos países fueran incluidos en el segundo grupo de estados candidatos. Milos Zeman opina que la severidad de los comisarios europeos con respecto a Praga se debe en gran medida a la prolongada crisis económica que atravesaba la República Checa y que se logró superar recién este año.

A pesar de que el Comisario para la ampliación de la Unión Europea, Günther Verheugen, trató posteriormente de aplacar un poco las tensiones entre Praga y Bruselas, algunas afirmaciones suyas indignaron aún más al presidente de la Cámara de Diputados, Václav Klaus. Es que Verheugen lo responsabilizó de los actuales problemas de la República Checa en el terreno económico, por haber demorado la reestructuración de la industria checa, mientras desempenara el cargo de Primer Ministro checo.

El Presidente de la República Checa, Václav Havel, fue el único de los máximos representantes constitucionales del país en adoptar una postura reservada frente al Informe de la Comisión Europea. Indicó que las objeciones con respecto a Chequia deberían ser analizadas con toda seriedad, para que sea posible encontrar una solución a los problemas existentes.