Chequia impulsa la candidatura de Vladimír Dlouhý para encabezar la OCDE

Vladimír Dlouhý, foto: archivo MZV ČR

Vladimír Dlouhý ha recibido el apoyo del Gobierno checo para convertirse en el próximo secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. Se trataría del primer centroeuropeo en asumir el cargo. 

Por primera vez desde su ingreso en la OCDE en 1995, Chequia ha nominado a un candidato para la presidencia de la organización. Vladimír Dlouhý es un economista, político y académico checo y el actual jefe de la Cámara de Comercio.

Vladimír Dlouhý, foto: archiv MZV

Tras la división de Checoslovaquia en 1993, Dlouhý se convirtió en el primer ministro de Industria y Transportes de la República Checa. Por otra parte, consideró en su día una candidatura a la presidencia una vez expirado el mandato de Miloš Zeman.

En entrevista con Radio Praga Internacional, Vladimír Dlouhý señaló que iniciar una campaña para su elección al frente de la OCDE no fue idea suya.

“Me ofrecieron esta candidatura. No salió de mí. El Ministerio de Relaciones Exteriores me hizo la oferta hace aproximadamente un año. Más tarde llegamos a un acuerdo con el presidente Zeman y el primer ministro Babiš, al igual que con el ministro Petříček. Después de algunas deliberaciones, decidí aceptar el reto a fines del año pasado. De hecho, estoy orgulloso de ello, es un desafío y sería un gran logro para la República Checa que un checo se convirtiera en secretario general de la OCDE, así que creo que es un desafío que vale la pena intentar”.

El nuevo secretario general, que asumirá el cargo el 1 de junio de 2021, será elegido por los 37 países miembros de la OCDE y reemplazará al mexicano José Ángel Gurría que actualmente concluye su tercer mandato. Si Dlouhý fuera elegido, se convertiría en el primer secretario de origen centroeuropeo, y en general, en el primero en un puesto de tanta importancia dentro de la OCDE.

Vladimír Dlouhý, Tom McEnchroe, foto: archivo MZV ČR

En su candidatura, Dlouhý quiere apoyarse en su experiencia política y económica, ya sea dentro del sector público o privado. Según comentó a Radio Praga Internacional, uno de sus logros más importantes fue su experiencia como ministro.

“En aquel momento nos enfrentábamos a desafíos desconocidos propios de la transformación a gran escala de una economía planificada a una economía de mercado. Además, no había un método conocido para llevar a cabo una privatización o transformación de tal magnitud. Tuve que administrar un gran ministerio con una gran cantidad de proyectos diferentes, así que creo que pude demostrar mi valía como gerente”.

En el sector privado Dlouhý ha trabajado, mediante su empresa de asesoría, con clientes internacionales como Goldman Sachs, Rolls Royce y ABB. Asimismo es profesor en la Universidad Carolina de Praga. Como otras de sus cualidades cita su conocimiento de cinco idiomas, incluido el inglés y el francés.

Nuevos desafíos y gestión horizontal

De acuerdo con Dlouhý, al igual que todas las instituciones internacionales, la OCDE se encuentra ante una encrucijada, más tras la pandemia del coronavirus. Dlouhý sostiene que la economía mundial requerirá de transformaciones y que las empresas deberán adoptar nuevos modelos comerciales. Uno de los grandes temas será el desarrollo de infraestructuras.

“Necesitaremos infraestructuras adecuadas, no solo las infraestructuras tradicionales de carreteras y trenes de alta velocidad, sino también apoyar infraestructuras digitales, la inteligencia artificial y la robótica”.

Vladimír Dlouhý, foto: archivo MZV ČR

Dlouhý sostiene que la OCDE está bien preparada para los nuevos desafíos y puede basarse en sus logros y éxitos pasados. Principalmente en su tradición de elaborar excelentes análisis y pronósticos económicos. De acuerdo con Dlouhý, no solo él, sino también Chequia como miembro de la OCDE tiene que contar con una visión clara sobre el camino que la organización debería emprender. Según el candidato, uno de los puntos clave de su campaña será apoyar una gestión más horizontal de la OCDE.

“A la OCDE siempre se le ha percibido como una institución liderada por todos los miembros, por lo que la visión de los Estados sobre cómo debe proceder la organización, qué puntos y áreas de interés debe cubrir, es un punto crucial en mi candidatura. Creo que deberíamos volver un poco a la institución liderada por los Estados miembros para evitar quizás demasiada gestión vertical desde la secretaría, eso está claro”.

La OCDE cuenta con 37 miembros, lo que supone una diversidad de opiniones. De acuerdo con Dlouhý, la mayor tarea del secretario general y la habilidad más importante asociada al cargo, es la capacidad de llegar a compromisos.

El proceso de selección para el nuevo secretario general de la OCDE se inició el pasado 1 de agosto y los Estados miembros de la organización pueden nominar a sus candidatos hasta fines de octubre.

Una de las adversarias de Vladimír Dlouhý será Cecilia Malmström, la antigua comisaria de Comercio de la Comisión Europea, quien fue nominada por Suecia, su país natal. Hasta el momento han sido designados otros 5 o 6 candidatos, confirmó Dlouhý.

Al parecer, la competencia será fuerte, no obstante, Dlouhý se adhiere a uno de los lemas que utilizaron en los años 90 al introducir la economía de mercado en Chequia, y es que ‘la competencia es saludable’.