Checos denuncian discriminación por razones de edad

Más del 20 por ciento de los habitantes de la República Checa afirman que han experimentado personalmente la discriminación por razones de edad. Demógrafos advierten que el Gobierno debería adoptar medidas para frenar ese fenómeno, más cuando la población checa va envejeciendo.

El problema de la discriminación por edad fue debatido en una conferencia sobre la vejez celebrada este lunes en Praga, en la que participaron representantes del Gobierno, médicos, asistentes sociales y demógrafos. Jan Lorman, presidente de la asociación cívica Vida 90, que ayuda a las personas mayores, recalcó que la discriminación más frecuente es en el trabajo y agregó que los motivos hay que buscarlos en la legislación del país.

“El Código Laboral, por ejemplo, no contiene ni un solo capítulo que trate la discriminación en el trabajo. Este tema figuró en el Código Laboral anterior que perdió vigencia en el año 2007. O sea que durante un año y medio ha habido un gran vacío en la legislación checa en lo que respecta a la protección de las personas mayores ante la discriminación en el trabajo. El caso de la República Checa no tiene par en la legislación europea”, insistió Lorman.

La ministra para los asuntos de los Derechos Humanos y Minorías Étnicas, Džamila Stehlíková, señaló que semejantes estipulaciones que deberían proteger ante cualquier tipo de marginación, están contenidas en la Ley Antidiscriminación, cuya adopción es exigida por la Unión Europea. Esa normativa, fue vetada recientemente por el presidente de la República, Václav Klaus.

Ministra para los asuntos de los Derechos Humanos y Minorías Étnicas, Džamila Stehlíková
Lucie Vidovičová, profesora de la Universidad Masaryk de Brno, indicó que según un estudio de ese centro docente, además de los mayores, también se excluye a los jóvenes en el trabajo.

“La mejor situación la experimentan personas entre los 30 y los 39 años de edad. Pero los jóvenes alrededor de los 18 y los mayores, a partir de los cuarenta, son expuestos a la discriminación en el sector laboral. Los más afectados son las personas mayores de 55 años. Además, las mujeres son objeto de la discriminación laboral con mayor frecuencia que los hombres”, dijo Vidovičová.

En la República Checa, país con más de 10 millones de habitantes, viven alrededor de un millón 500 mil personas mayores de 65 años. Especialistas en demografía indican que en el año 2030, el número de los mayores de edad alcanzará en este país dos millones 200 mil personas, casi el 25 por ciento del número total de habitantes.