Cae el Gobierno de Vladimír Spidla

Vladimír Spidla y Stanislav Gross (Foto: CTK)

El Gobierno checo dimitirá este miércoles. El primer ministro y presidente del Partido Socialdemócrata, Vladimír Spidla, decidió renunciar a ambos cargos después de que el Comité Ejecutivo socialdemócrata no le diera su voto de confianza en su reunión de este sábado.

Vladimír Spidla y Stanislav Gross (Foto: CTK)
La gubernamental Socialdemocracia tiene que hacer frente a una crisis tras fracasar en las euroelecciones. El Comité Ejecutivo socialdemócrata expresó este sábado que el actual ministro del Interior, Stanislav Gross, de 34 años, pasaría a ser el jefe de esta agrupación política y que debería asumir el cargo de primer ministro.

"Haré todo lo posible para que la imagen de nuestro partido sea inconfundible, y para que todos hablemos un idioma común. Creo que el nuevo Gobierno no debería contar con el apoyo de los comunistas", aludió Gross, quien será delegado probablemente por el presidente checo, Václav Klaus, para que forme el nuevo Gabinete.

Vaclav Klaus  (Foto: CTK)
Klaus indicó que debatirá sobre el nuevo Gobierno sólo con tres partidos políticos: con los socialdemócratas y los democristianos por parte del oficialismo y con el opositor Partido Cívico Democrático.

De todas formas, las deliberaciones serán difíciles, ya que el Partido Cívico Democrático, insistirá en que se convoquen elecciones anticipadas, según afirmó el jefe de esa agrupación política, Miroslav Topolánek.

Mirek Topolánek (izquierda) y Petr Bendl (Foto: CTK)
"Nuestro partido, como una oposición constructiva, quiere volver a la República Checa hacia el camino de la prosperidad, apoyando sólo las variantes que desemboquen en la convocación de comicios anticipados", dijo Topolánek.

Por su parte, el presidente de los democristianos, Miroslav Kalousek, opinó que las elecciones anticipadas deberían convocarse, sólo en última instancia.

"Creo que existe la posibilidad de formar un Gobierno estable, que se mantenga en el poder hasta el final de su período de funciones", sostuvo Kalousek.

El presidente checo anunció iniciar las deliberaciones este jueves, después de que vuelva de la cumbre de la OTAN, que tiene lugar en Estambul, Turquía. El primer mandatario no piensa invitar a la mesa redonda a dos partidos parlamentarios: fuera del juego quedan la Unión de la Libertad y los comunistas.