Václav Klaus y eurodiputados se ven envueltos en polémica

r_2100x1400_radio_praha.png

La Oficina presidencial checa criticó el comportamiento del eurodiputado Daniel Cohn-Bendit durante su encuentro con el presidente checo, Václav Klaus, el viernes en Praga, y lo calificó de una abierta provocación.

Václav Klaus (a la derecha) y Jiří Weigl (Foto: CTK)
El encuentro a puertas cerradas del presidente checo, Václav Klaus, y una delegación del Parlamento Europeo, encabezada por su presidente, Hans-Gert Pöttering, desembocó en un serio conflicto.

La Oficina de Klaus considera inadecuado que el jefe de la facción de los Verdes en el Parlamento europeo, Daniel Cohn-Bendit, le preguntara a Klaus, cuál era su relación con el movimiento radical euroescéptico de Irlanda. Jiří Weigl, jefe de la Oficina del presidente Klaus, calificó su actuación como una provocación.

“El señor Cohn-Bendit ha aprovechado la visita al Castillo de Praga para armar una gran provocación. Nunca antes alguien se había permitido actuar aquí en ese estilo y hablar con semejante tono con el primer mandatario”, dijo Weigl.

La reacción de la Oficina presidencial checa sorprendió a los eurodiputados, al igual que la publicación de la transcripción de los diálogos entre Klaus y la delegación del Parlamento Europeo en el sitio oficial del Presidente checo en Internet.

El jefe de la delegación de los eurodiputados, Hans-Gert Pöttering, considera que las deliberaciones en el Castillo de Praga transcurrieron de manera normal y la eurodiputada eslovaca, Irena Belohorská, sólo comentó que le sorprendieron algunas reacciones del mandatario checo.

 Hans-Gert Pöttering en Praga (Foto: CTK)
“Al parecer, durante los años de presidencia, Václav Klaus, se acostumbró a no tolerar opiniones que sean opuestas a las suyas”, sostuvo Belohorská.

La Oficina presidencial checa insiste por su parte, que le parece inadecuado también el hecho de que los eurodiputados le trajeran de regalo a Václav Klaus, conocido por sus posturas euroescépticas, una bandera comunitaria y le recomendaran que la situara en el Castillo de Praga durante la presidencia checa de la Unión Europea.

Por su parte, el viceprimer ministro para asuntos europeos, Alexander Vondra, recalcó en repetidas ocasiones que sería conveniente que durante los encuentros oficiales de los Veintisiete en la capital checa, la bandera comunitaria ondeara en el Castillo de Praga.