Una semana llena de sobresaltos

Foto: www.army.cz
0:00
/
0:00

La base militar checa en Irak fue blanco de un ataque con misiles. Dos reclutas resultaron heridos y se registraron daños materiales.

La base militar checa en Irak fue blanco de un ataque con misiles. Dos reclutas resultaron heridos y se registraron daños materiales.

Dos militares checos fueron heridos durante un ataque terrorista con misiles contra las bases militares extranjeras en la ciudad de Basora, al sureste de Irak.

Uno de los misiles cayó en el estacionamiento de la base militar checa y la explosión levantó una enorme ola de presión que rompió las ventanas en los lugares de alojamiento y causó diferentes daños materiales.

Las esquirlas del misil, junto con los trozos de vidrio de las ventanas rotas, hirieron a dos soldados checos. Uno de ellos, Marian Romanek, aseguró que las heridas no eran graves, en conversación telefónica con la televisión checa.

“Sufrí una herida de unos tres centímetros de largo en la pierna izquierda y tres heridas de un centímetro cada una en la pierna derecha. Mi colega también tiene heridas leves en las piernas y en ambos brazos. Después del ataque fuimos al búnker local y allí nos ofrecieron los primeros auxilios”, señaló Romanek.

El comandante Jiří Hrazdil, jefe del cuarto contingente militar checo en Basora, informó que ambos soldados prosiguen con el cumplimiento de sus tareas. La unidad checa en esa ciudad iraquí consta de 99 efectivos que se encargan de la protección del aeropuerto y de la base militar internacional bajo mando británico.


Foto: CTK
Uno de los peores asesinos en serie de la historia de la República Checa, confesó ante los tribunales que había asesinado a cinco personas. No obstante, los cargos contra él son aún mayores. El caso del “Asesino de la Heparina” como suele llamarse al enfermero acapara la atención de los medios de comunicación nacionales.

Petr Zelenka, de 31 años, escogía a las víctimas entre los pacientes del Departamento de Anestesiología y Reanimación del hospital de Havlíčkův Brod, ciudad situada en Bohemia Oriental.

Entre mayo y septiembre de 2006 les administró sobredosis del fármaco anticoagulante denominado Heparina. Siete personas murieron desangradas, otras diez fueron salvadas por el personal del hospital.

Los motivos de estos asesinatos en serie se siguen investigando. El abogado del acusado, Jan Herout, sostiene que su cliente sufre graves problemas psíquicos y debe someterse una vez más a pruebas psicológicas.

“Insisto en que los especialistas comprueben el estado psíquico de mi cliente. Ya he presentado la solicitud oficial ante la Policía, ante la Fiscalía Municipal y ante el Tribunal Municipal de Hradec Králové”, señaló Herout.

Ser calificado como enfermo mental es para Zelenka, que acaba de declararse culpable de cinco asesinatos, la única posibilidad de evadir la cadena perpetua, el castigo más duro del Código Penal checo.

Durante su declaración ante el Tribunal Municipal de Hradec Králové, que duró casi una hora, el ex enfermero explicó que nunca se había sentido como un asesino y que el motivo de su crimen era el de despertar el interés de los médicos. “Necesitaba alguna actividad, alguna acción”, sostuvo el criminal.


Václav Havel
Bastante complicada nos salió esta semana y muchos sobresaltos causó la noticia sobre la hospitalización del ex presidente Václav Havel.

Todo parece indicar que no se trató de nada grave y que el ex mandatario pronto volverá a sus actividades.

El ex presidente checo Václav Havel fue hospitalizado a causa de una arritmia cardiaca. Sin embargo, todo indica que su estado de salud no es grave. Jakub Hladík, secretario de Havel, informó que el estado de salud del ex mandatario es estable.

“Václav Havel está bajo cuidado de los médicos y su hospitalización tiene un carácter temporal. Cuándo saldrá del hospital es incierto. Sin embargo, su programa de actividades previsto para los próximos días tuvo que ser cancelado”, dijo Hladík.

Los cardiólogos están convencidos que la actual arritmia de Václav Havel está vinculada con sus anteriores problemas de salud. Los médicos opinan que a los problemas de salud de Václav Havel hay que sumar también las numerosas actividades del ex mandatario checo.

A pesar de tener 71 años, Václav Havel no reposa. En diciembre de 2007 inauguró en la antigua fábrica de ladrillos Herget, de Praga, una exposición denominada ‘Václav Havel: un mito checo’. Ese mismo mes publicó un libro basado en sus cartas titulado Correspondencia 1978-2001.


 Jiří Sequens (Foto: CTK)
Murió el director de la polémica serie televisiva de la era comunista Treinta Casos del Mayor Zeman. Jiří Sequens falleció en un hospital de Praga a los 85 años de edad.

Admirado por unos y rechazado por otros, Jiří Sequens dejó un legado cinematográfico que nadie puede negar. Idolatrado por la crítica y el público en 1964 por la película El Atentado, en la que reprodujo, de manera casi documental, el magnicidio del carnicero nazi Reinhard Heydrich, Sequens demostró que sabía hacer buen cine.

La película El Atentado sigue siendo un clásico que desnuda la barbarie nazi y el heroísmo de los miembros de la Resistencia checoslovaca que perpetraron el atentado contra el máximo representante del Tercer Reich en el Protectorado de Bohemia y Moravia durante la Segunda Guerra Mundial.

A finales de los años 60, Sequens fue contratado por la Televisión Checoslovaca para la que dirigió varias series que causaron furor entre los televidentes.

Aprovechando el éxito de las series policíacas, los comunistas, crearon un personaje inédito que servía para la propaganda del régimen: el Mayor Zeman.

Se trataba de una especie de James Bond, pero rojo, al servicio del régimen comunista. En la serie, el Mayor Zeman resuelve treinta casos criminales en los que los malhechores siempre trataban de afectar los intereses del pueblo trabajador, del socialismo y del régimen comunista como tal.

Tras la derrota del comunismo en Checoslovaquia en 1989, la serie, su director y el protagonista principal, el actor Vladimír Brabec cayeron en desgracia.

Treinta Casos del Mayor Zeman
Jiří Sequens optó por el ostracismo y nunca más participó en el rodaje de ninguna otra película.

En un intento por revivir al Mayor Zeman, al parecer por razones comerciales, un grupo de cineastas anunció que se preparaba para escribir nuevos episodios.

El gancho sería que el Mayor Zeman era en realidad un agente de la CIA que durante años había entregado informaciones a los servicios de inteligencia occidentales.

Los críticos de cine achacan al director Jiří Sequens, galardonado con la Orden Klement Gottwald, la mayor condecoración comunista, que se prestó a propagar la ideología comunista.

Sus defensores argumentan que Sequens también rodó buenas películas y series sin color político, y que su muerte deja un gran vacío en la cinematografía checa.