Tribunal absuelve a ex altos personeros comunistas

Milous Jakes y Josef Lenárt, Foto: CTK

El Tribunal Municipal de Praga absolvió este lunes a dos altos cargos del antiguo régimen comunista, Milous Jakes y Josef Lenárt. Ambos fueron acusados de traición a la patria en relación con la invasión de los Ejércitos del Pacto de Varsovia a Checoslovaquia en agosto de 1968.

Milous Jakes y Josef Lenárt, Foto: CTK
La acusación se extendía inicialmente a trece antiguos altos personeros de la época comunista, pero la mayoría de ellos ya ha fallecido, o no vive en la República Checa. Por este motivo comparecieron ante el tribunal sólo el antiguo Secretario General del Partido Comunismo, Milous Jakes, y el entonces presidente del Gobierno checoslovaco, Josef Lenárt.

El veredicto del Tribunal dice que no existen pruebas de que éstos participaran en la subversión del Estado.

El portavoz de la Oficina de Documentación e Investigación de los Crímenes del Comunismo, Jan Srb, está convencido de que dicha institución proporcionó al Tribunal suficientes datos para que éste pudiera condenar a los dos acusados.

"En varios casos que investigó nuestra Oficina existían documentos escritos claros firmados por las investigadas personas. Esta vez no ha sido así. La verdad es que el Tribunal podía tal vez carecer parcialmente de pruebas, pero a pesar de ello, los materiales que reunimos fueron bastantes."

Milous Jakes y Josef Lenárt, Foto: CTK
Según la juez, Hana Hrncírová, el Tribunal se vio obligado a juzgar el hecho según las leyes vigentes en aquella época y que, tomando en cuenta que en el año 1968 el país estaba en manos de los comunistas, sería absurdo sentenciar a los funcionarios de ese partido por participación en una subversión del socialismo.

En la consideración de la sentencia se dice también que los jueces no pueden juzgar la historia, sino el hecho concreto expuesto en la acusación.

El fiscal, Josef Bednár, presentó recurso de apelación contra la sentencia en el lugar mismo de la vista y el caso lo decidirá definitivamente el Tribunal Supremo de Praga.