Tortas checas y moravas

0:00
/
0:00

Contestamos a la carta de nuestra amiga argentina Graciela Gómez que nos pide la receta de “koláčky”, o sea, las tortas checa y moravas.

Para preparar las tortas necesitamos dos cosas: el cuerpo de masa y el relleno.

Para hacer la masa, tamizamos 400 g de harina en una fuente. Formamos un cuenco en el centro, deshacemos 30 g de levadura de cerveza, agregamos dos cucharadas de leche tibia y con un poco de harina formamos una masilla.

Tapamos la fuente y dejamos que suba.

Salamos y agregamos poco a poco dos yemas y 250 ml de leche y trabajamos muy bien la masa con una cuchara de madera.

Espolvoreamos con un poco de harina y dejamos tapado para que suba.

Mientras tanto preparamos el relleno que puede ser de semillas de adormidera o de requesón.

En el primer caso, vertemos un poco de leche hirviendo sobre 100 g de semillas de adormidera molidas y lo mezclamos con dos cucharadas de mantequilla fundida tibia, dos cucharadas de azúcar en polvo, una cucharadita de canela en polvo, una pizca de clavo y anís estrellado molidos y una cucharada de ron.

Para preparar el relleno de requesón, batimos 250 g de requesón fresco, 40 g de mantequilla fundida tibia, una yema, dos cucharadas de azúcar en polvo, un sobre de azúcar de vainilla y dos o tres cucharadas de leche.

Ahora bien, para hacer las tortas checas, colocamos la masa ya esponjosa en la tabla de amasar, la trabajamos ligeramente con las manos y la cortamos en trozos iguales. Les damos una forma redonda y colocamos sobre la bandeja untada con mantequilla. Con el fondo de un vaso prensamos formando un hueco en el que colocamos el relleno.

Y para hacer las tortas a la morava, cortamos la masa y formamos pequeñas tortas redondas en las que colocamos el relleno. Envolvemos y apretamos el bollo relleno con el fondo de un vaso y formamos un hueco en el que colocamos otra clase de relleno. Espolvoreamos con copos de mantequilla, harina y azúcar y disponemos en la bandeja.

Los bordes de las tortas se pintan con clara de huevo. Las tortas se hornean a 200 grados centígrados de temperatura hasta que se doren.

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio