Surgirá en Praga un nuevo centro comercial diseñado por Zaha Hadid

La visualisación del proyecto Central Business District, foto: ČTK

Un nuevo centro comercial será construido en Praga, concretamente junto a la estación ferroviaria de Masaryk. El proyecto, diseñado pro la fallecida arquitecta anglo-iraquí Zaha Hadid, constará de ocho edificios y más de 100.000 metros cuadrados de oficinas, comercios y otros espacios.

La visualisación del proyecto Central Business District, foto: ČTK
El proyecto de alzar una nueva superficie comercial junto a la estación de Masaryk, en Praga, ha avanzado un paso más hacia la realidad. La empresa promotora, Penta, ha presentado ya el proyecto ganador, a cargo del estudio de la arquitecta británica de origen iraquí Zaha Hadid, fallecida en marzo de este año.

El plan cuenta con la construcción de ocho edificios en total, en los terrenos actualmente en desuso u ocupados por edificios deteriorados que rodean la estación de ferrocarriles de Masaryk. Se formaría así un conglomerado de superficies comerciales y de oficinas que abarcaría desde la estación de autobuses de Florenc hasta la Estación Central de Ferrocarriles de Praga.

Desde el punto de vista ciudadano, esto generaría nuevos espacios útiles en una zona marcada por la irrupción que supone la arteria principal de la ciudad, la "magistrala", que atraviesa el lugar sostenida sobre pilares, y que hasta ahora contiene solo descampados y construcciones de uso ferroviario sin valor arquitectónico.

La estación de ferrocarriles de Masaryk, foto: Oleg Fetisov
La realización o no del proyecto dependerá en primer lugar de si Penta consigue hacerse con los terrenos que precisa. De momento ya ha comprado a Ferrocarriles Checos una franja junto a la estación por 8,7 millones de euros. En ella deberían surgir 45.000 metros cuadrados de espacios comerciales y administrativos. El resto de los 22.000 metros cuadros de suelo necesarios serán negociados en los próximos meses tanto con la mencionada Ferrocarriles Checos como con ČSAD Praha Holding, propietaria de de la estación de autobuses.

La otra condición necesaria es contar con la aprobación del Instituto Nacional de Monumentos, que salvaguarda el aspecto del centro de Praga ante arquitectura demasiado intrusiva. Aunque de momento la documentación presentada no basta para un veredicto, el nuevo centro comercial y de oficinas tendría la autorización si no interrumpe las vistas del centro y respeta la altura de los edificios circundantes, establecida en 32 metros.

De salir adelante, todo el proyecto costaría 240 millones de euros y daría lugar a una superficie de más de 100.000 metros cuadrados.

Autor: Carlos Ferrer
palabra clave:
audio