Solidaridad, prioridades europeas, radar y fútbol

Václav Havel (Foto: CTK)

El ex presidente checo Václav Havel exhortó a los gobiernos europeos a tener presente la importancia de la solidaridad con las naciones donde los gobernantes no respetan los derechos humanos.

Václav Havel (Foto: CTK)
El ex presidente checo Václav Havel exhortó a los gobiernos europeos a tener presente la importancia de la solidaridad con las naciones donde los gobernantes no respetan los derechos humanos.

Havel dijo que había que respaldar a los que comparten nuestros mismos principios democráticos, pero que en países como Cuba, China, Rusia y Corea del Norte, son perseguidos y oprimidos.

En el coloquio checo-francés Visiones Europeas, celebrado el martes en la sede del Senado en Praga, el ex presidente Václav Havel, el ministro de RR.EE. checo, Karel Schwarzenberg y su homólogo francés, Bernard Kouchner, debatieron sobre el futuro de Europa y sobre los valores de las sociedades europeas.

Havel destacó que los europeos deberían desistir de los ideales marxistas que ponen en un segundo plano la moral, la ética y la consciencia del individuo. Según Havel, una de las tareas más importantes del momento es rehabilitar la moral, ya que en ella se basan los principios de la democracia y los derechos humanos.

“Creo que los partidos políticos, los gobiernos y los parlamentos se han alejado de los ciudadanos. Es indispensable que los europeos presionen a los políticos, porque la política debería reflejar los anhelos de los ciudadanos y respetar sus intereses. Donde los intereses de los ciudadanos no se respetan, no hay democracia verdadera”, dijo Havel.

El ex presidente checo insistió en que Europa debería retomar la tradición de su responsabilidad por el resto del mundo. Havel subrayó la importancia de la solidaridad con los pueblos oprimidos, por ejemplo, en China, Rusia, Cuba, Corea del Norte y Myanmar. “Me parece que Europa y la Unión Europea son demasiado cautelosas en el tema de la solidaridad y que más que los valores humanitarios les interesan sus intereses económicos”, destacó Havel.


Alexander Vondra
Tres países, tres presidencias, 18 meses. Así se pueden resumir las próximas presidencias europeas que alternarán Francia, la República Checa y Suecia.

En la reunión mantenida esta semana, aquí en Praga, los altos cargos de esos países pulieron asperezas y coordinaron los principales puntos de su política ‘presidencial’ para los meses venideros.

El programa de las prioridades de la presidencia a la UE de los tres países fue presentado en Praga por el viceprimer ministro checo para Asuntos Europeos, Alexander Vondra, la ministra sueca para la Unión Europea, Cecilie Malmström, y el Secretario de Estado para Asuntos Europeos, Jean-Pierre Jouyet.

El documento se refiere a la política comunitaria en el sector energético, la seguridad, la tasa de empleo en los países miembros y otros temas importantes, según explicó Alexander Vondra. “Pretendemos fortalecer la capacidad de competencia de la Unión Europea y contribuir a la solución de los problemas vinculados con los cambios climáticos y la política de migración. Centraremos atención especialmente en la estabilización de Europa en los Balcanes”, afirmó el ministro checo. Según Alexander Vondra, una de las prioridades de la presidencia checa a la Unión Europa en el primer semestre de 2009 será el tema energético.

“Queremos llevar hasta el final el plan estratégico sobre las energías. En vista de que la UE se comprometió reducir las emisiones de gas invernadero, habrá que limitar la producción de electricidad a partir de carbón. Nuestra tarea consistirá en buscar caminos de cómo sustituirla y posibilitar el suministro de energía a costes moderados”, explicó Vondra.


Pareciera que después de varios cambios y postergaciones se acerca la firma del acuerdo entre la República Checa y EE.UU. sobre la construcción de una estación de radares del sistema antimisiles estadounidense en suelo checo.

Así que en caso de que no anuncien un nuevo cambio, la Secretaria de Estado Condoleeza Rice podría venir a Praga a mediados de julio.

A principios de julio podrían ser firmados los dos convenios entre Praga y Washington: el acuerdo sobre la instalación de la estación de radares en el polígono militar de Brdy, Bohemia Central, y el acuerdo SOFA, que reglamenta la estadía de soldados estadounidenses en territorio checo. Después, los documentos serían entregados al Parlamento, sostuvo el viceprimer ministro para Asuntos Europeos, Alexander Vondra, en un programa de debates de la Televisión Checa.

“Confiamos en que los acuerdos entre la República Checa y EE.UU. sean firmados a mediados de julio. Después, serán entregados al Parlamento para ser ratificados”, señaló Vondra.

Vondra prefiere que Praga concluya las negociaciones con Washington antes de que se celebren las elecciones presidenciales en EE.UU., en noviembre. Teme que después los acuerdos puedan volverse menos favorables para los checos. “No creo que Washington abandone el proyecto de defensa antimisiles en Europa, pero podría solicitar que la República Checa participe en los costes de instalación de la estación de radares en Brdy”, indicó.


Los hinchas del fútbol siguen dando dolores de cabeza, la violencia en los estadios no termina, por lo que cada vez se toman más medidas para volver la paz y la tranquilidad a las fiestas deportivas.

Las voces que reclaman introducir en la República Checa un sistema legal más riguroso contra los hinchas exaltados adquirieron mayor fuerza tras el clásico entre el Sparta y el Slavia de Praga, disputado en marzo, que dejó un saldo de numerosos detenidos, heridos y daños materiales evaluados en decenas de miles de euros.

Los clubes coincidieron en que es necesario implantar, entre otras cosas, un sistema de cámaras para poder identificar a los hinchas violentos e impedir que vuelvan a asistir a los partidos de fútbol en caso de que provoquen disturbios, según dijo Ivo Lubas, uno de los directivos de la Asociación Checo-Morava de Fútbol.

“Nuestro objetivo principal es mejorar el ámbito legislativo para poder identificar y, sobre todo, castigar a los hinchas exaltados. Nos parece que la legislativa es insuficiente y que ellos se burlan del sistema actual”, subrayó Lubas.

El Ministerio del Interior acaba de elaborar un borrador sobre los cambios legislativos que supone crear un registro general de hinchas violentos que tendría a su disposición cada club de fútbol checo.