Se acerca la eliminación de visados para Estados Unidos

Praga y Washington darán el martes el primer paso para la anulación de visados para los ciudadanos checos que viajan a EE.UU.

Primer ministro checo, Mirek Topolánek
El primer ministro, Mirek Topolánek, firmará el martes en Washington el Memorando sobre Seguridad Fronteriza, documento clave para la eliminación de visados. Este persigue integrar los sistemas de seguridad fronteriza de los dos países.

No obstante, el documento fue objeto de acalorados debates dentro de la Unión Europea, cuyos representantes aseguraban que el documento obliga entregar datos personales sensibles de los ciudadanos checos.

El ministro del Interior checo, Ivan Langer desmintió categóricamente estos rumores. Aseguró que Praga logró dispersar los temores de la Unión Europea, afirmando que el documento final difiere sustancialmente del original. Además, el texto incluye un párrafo que dice que el memorando firmado entre Praga y Washington no viola los compromisos de la República Checa como miembro de la comunidad europea, destacó el ministro Langer.

Como indicó durante su reciente visita a Praga el Secretario de la Agencia para la Seguridad Nacional de EE.UU., Richard Barth, la única barrera para la eliminación de visados es la introducción del sistema electrónico de aprobación de viajes, ETA, que posibilitará a los órganos fronterizos estadounidenses reunir datos sobre los ciudadanos checos que se dispongan a viajar al país.

Para este fin, los checos que deseen viajar a EE.UU. tendrán que llenar un formulario electrónico que incluirá 19 datos y preguntas como, por ejemplo, si el ciudadano es miembro de alguna organización terrorista o si sabe manejar explosivos. Tendrán que indicar también la dirección en la que permanecerán durante su estancia en EE.UU. El correspondiente permiso se podrá obtener también por medio de Internet. El sistema de aprobación ETA debería entrar en funcionamiento en agosto o en septiembre.

La anulación de la obligación de visados para los turistas checos representa desde hace tiempo una de las prioridades de Praga y todo indica que esta medida será anulada ya en el curso del presente año.