República Checa reconoció independencia de Kosovo

Флаг Косова

La República Checa reconoció la independencia de la antigua provincia serbia de Kosovo, después de un arduo debate en una sesión de trabajo celebrada el miércoles en la ciudad de Teplice, Bohemia del Norte.

El ministro de RR.EE., Karel Schwarzenberg, incluyó el tema de la independencia de Kosovo en la agenda de las deliberaciones de los ministros a última hora. El Gobierno reconoció la soberanía de la antigua provincia serbia después de un acalorado debate y, según confirmó el primer ministro, Mirek Topolánek, Praga pronto entablará relaciones diplomáticas con ese país.

“El Gobierno recomendó entablar relaciones diplomáticas con Kosovo y con ese paso la República Checa reconoció la independencia de la República de Kosovo”, dijo Topolánek.

La República Checa se adhirió así a los más de 40 países, entre ellos Estados Unidos y algunos Estados de la Unión Europea, que han reconocido la soberanía de esa antigua provincia serbia, declarada el 17 de febrero de este año. Otras naciones, como Rusia, Eslovaquia, Rumania y España no reconocen la independencia de Kosovo.

Jiří Čunek, Mirek Topolánek y Martin Bursík (Foto: CTK)
Los partidos políticos checos tampoco son unánimes frente al tema. La oposición había insistido en no reconocer a Kosovo y los ministros del democristiano Partido Popular se abstuvieron el miércoles en Teplice de la votación del Gabinete sobre esa cuestión. Según el líder de la formación y viceprimer ministro, Jiří Čunek, Praga debió haber esperado todavía algún tiempo con esa decisión.

“El Gobierno kosovar actual no nos ha convencido todavía de que supondrá realmente un factor de estabilidad en los Balcanes y que ha decidido avanzar por un buen camino”, señaló Čunek.

El ministro de RR.EE., Karel Schwarzenberg rechazó las palabras de Čunek y recalcó que a través del reconocimiento de la independencia de Kosovo, la República Checa reafirmó su interés por el desarrollo en los Balcanes y su activo apoyo a la conservación de la estabilidad y al desarrollo democrático en la región. Schwarzenberg acotó que Praga también está interesada en mantener estrechas relaciones con Serbia y está decidida a apoyar los esfuerzos de ese país por su adhesión a la Unión Europea.