República Checa anula la inmunidad vitalicia de diputados y senadores

Foto ilustrativa: Filip Jandourek / ČRo

El Parlamento checo acabó con la inmunidad vitalicia para legisladores y jueces constitucionales. Esto significa que en caso de que cometan un delito y el Parlamento no los entregue a la Justicia podrán ser encausados al terminar su mandato.

Foto ilustrativa: Filip Jandourek / ČRo
La Cámara Baja checa había aprobado con anterioridad la eliminación de la inmunidad vitalicia para los legisladores. Ésta semana le correspondió votar al Senado, que después de un fallido intento, también dio su visto bueno a la enmienda que reduce los privilegios de diputados y senadores.

Se trató de una asignatura pendiente que durante más de dos décadas convirtió a la República Checa en una especie de bicho raro en el contexto europeo.

De acuerdo con varias Organizaciones No Gubernamentales se trató de una situación bastante ambigua. Por ejemplo un diputado requerido por la Justicia por sospechas de corrupción se refugiaba en su inmunidad parlamentaria y sus delitos permanecían impunes para el resto de su vida.

La senadora Daniela Filipiová, del gubernamental Partido Cívico Democrático (ODS) considera, no obstante, que la enmienda aprobada es insuficiente.

Daniela Filipiová, retrato oficial
“Con la nueva medida permanece vigente el principio de que en caso de que la Cámara respectiva no entregue al diputado o senador, el legislador no será procesado”.

La senadora Filipiová sostiene que el diputado o senador sospechoso de haber cometido un delito tendrá a su favor los años que le conceda el mandato para eliminar pruebas y eventualmente influir sobre los testigos.

El presidente del Senado, Milan Štěch, asegura que la anulación de la inmunidad vitalicia fue un paso necesario, que debió adoptarse hace muchos años atrás.

Štěch sostiene que si bien se han dado casos en los que alguna de las Cámaras optó por no entregar a la Policía a alguno de lo legisladores, actualmente la tendencia es la contraria, por lo que está convencido de que el Parlamento no dudará en quitar la inmunidad a los senadores y diputados sospechosos de delinquir.

En el caso de los jueces del Tribunal Constitucional corresponde al Senado la decisión de retirar la inmunidad durante su mandato.

Para que la enmienda entre en vigencia deberá ser ratificada todavía por el presidente de la República, Miloš Zeman.