Referéndum antiTemelín repercutirá negativamente en las relaciones checo - austríacas

Milos Zeman, Foto: CTK

El 15 por ciento del electorado de la vecina Austria se pronunció en referéndum a favor del bloqueo del ingreso de la República Checa a la UE en caso de que Praga no proceda al cierre de la central electronuclear de Temelín, en Bohemia del Sur.Según el primer ministro checo, Milos Zeman, la consulta convocada por iniciativa del Partido de los Libres del nacionalista Jorg Haider, repercutirá negativamente en las relaciones bilaterales.

Milos Zeman, Foto: CTK
Por la exigencia de que se condicione el ingreso de la República Checa en la Unión Europea al cierre de la central de Temelín se pronunciaron en el referéndum algo más de 900 mil austríacos. Ello significa que dicha petición deberá ser debatida en el parlamento austríaco. El Partido de los Libres de Jorg Haider quiere conseguir la aprobación de una ley constitucional que posibilite a los correspondientes órganos de Austria el bloqueo del ingreso de la República Checa en la Unión Europea.

Los analistas consideran, no obstante, que el Partido de los Libres no podrá obtener en el parlamento la necesaria mayoría. También fuentes de Bruselas opinan que no existe peligro real de que Austria pueda bloquear la admisión de la República Checa a la UE.

El primer ministro checo, Milos Zeman, resaltó que el referéndum antiTemelín repercutirá negativamente en las relaciones checo- austríacas. Zeman reiteró que los austríacos no tienen derecho de inmiscuirse en el devenir de la central electronuclear que se halla situada más allá de sus fronteras:

Referéndum austríaco, Foto: ÈTK
"Cómo reaccionarían los austríacos si en la República Checa se convocase un referéndum sobre la prohibición de los túneles austríacos, alegando que tales túneles son peligrosos, que se registran en ellos numerosos accidentes que se cobran vidas humanas. Me imagino que los austríacos protestarían, y con toda razón, argumentando que los checos no tienen derecho de inmiscuirse en cuestiones relacionadas con los túneles austríacos", afirmó el primer ministro checo.