¡Qué sueño!

0:00
/
0:00

¡Hola amigos! En esta edición de Hable Checo con Radio Praga aprenderemos el vocabulario relacionado con el sueño. Les invitamos a practicar el idioma checo.

El sueño – spánek– es una actividad muy placentera y, a la vez, fundamental para nuestra salud. Dormir – spát– es imprescindible para sentirnos bien y vivir muchos años.

La necesidad de sueño – potřeba spánku– varía de un individuo a otro. Mientras unos se conforman con siete horas diarias – sedm hodin denně -, otros necesitan hasta once. También depende de la edad: los bebés necesitan mucho sueño – děti potřebují hodně spánku -, mientras que a las personas mayores les basta con cinco o seis horas.

El sueño se compone de ciclos. Cada uno de ellos consta a su vez de varias fases, entre otras, el sueño profundo – hluboký spánek– y el sueño de movimientos oculares rápidos – rychlé pohyby očí -, llamado REM según sus siglas en inglés.

Durante el sueño REM el cerebro está activo – mozek je aktivní -, los ojos se mueven rápidamente – oči se rychle pohybují– y los músculos están relajados – svaly jsou uvolněné -. Es cuando se producen nuestros sueños más vívidos – nejživější sny -.

En las civilizaciones antiguas se creía que los sueños – sny – llevaban un mensaje divino – božské poselství -. Aún hoy los científicos debaten si los sueños tienen o no algún significado – význam -. De todas formas, existen libros especiales que sirven para interpretar los sueños – vykládat sny -. En checo se les llama snář.

Existen varios tipos de sueños – různé druhy snů -: los cotidianos – každodenní -, los simbólicos – symbolické -, los arquetípicos – archetypální -, los eróticos – erotické -, las pesadillas – noční můry– y muchos otros.

Los especialistas han contado que tenemos hasta 100 mil sueños durante toda nuestra vida – sto tisíc snů za život -, o dicho de otra forma, pasamos cinco años de nuestra vida soñando – strávíme pět let našeho života sněním -. El verbo soñar significa en checo snít.

A pesar de los beneficios que brinda dormir bien – dobře spát -, son muchas las personas que tienen dificultades para ello. Aquellos que cada noche tienen que contar ovejitas – počítat ovečky– deberían seguir los siguientes consejos:

Hay que acostarse – jít spát– y levantarse – vstávat– siempre a la misma hora – vždy ve stejný čas -. También es importante no dormir durante el día – nespat přes den – y aguantar hasta que se tenga sueño. Tener sueño en checo se dice - být ospalý -.

Es recomendable dormir en una habitación aireada y limpia – vzdušná a čistá místnost -. Una cantidad diaria de ejercicio – denní dávka pohybu– facilita y profundiza el sueño.

Las personas que no pueden combatir el insomnio – nespavost - deberían evitar el consumo de café y de coca-cola, ya que la cafeína dificulta el dormir – kofein brání spánku -. Las bebidas alcohólicas – alkoholické nápoje -, por su parte, reducen la calidad del sueño – snižují kvalitu spánku -.

En el último de los casos y sólo en forma ocasional, es posible recurrir a los somníferos – prášky na spaní -. Con una sola píldora, uno duerme como un tronco – spí jako dřevo -.

Y aquí concluye, amigos, esta lección del idioma checo dedicada al sueño. ¡Que duerman como un rey y hasta la próxima edición de Hable checo con Radio Praga!