Privatización de la Compañía Energética Checa - una vía para cubrir los gastos por los daños de las inundaciones

r_2100x1400_radio_praha.png

Varios millones de euros necesitará la República Checa para cubrir los gastos en reparar los daños causados por las recientes inundaciones. Por ello el Gobierno checo reconsidera la eventual privatización de la Compañía Energética Checa, CEZ.

Logo ČEZu
La privatización de la Compañía Energética Checa, la mayor productora de energía eléctrica en el país, tiene sus adversarios y sus protectores en el Gabinete. Algunos de los ministros insisten en la necesidad de conseguir por medio de la privatización las finanzas necesarias para los trabajos de subsanación después de las inundaciones, otros objetan que apresurar la venta de la CEZ en estos momentos podría traducirse en bajas ofertas por la misma.

El ministro del Medio Ambiente, Libor Ambrozek, insistió en que actualmente se requiere resolver otros problemas de importancia y que, además, antes de decidir sobre cómo cubrir los gastos para reparar los daños ocasionados por las inundaciones, es indispensable reunir los datos globales sobre los mismos. La privatización de la CEZ, opina Ambrozek, no es una cuestión urgente.

Los adversarios de la pronta venta de la Compañía Energética Checa objetan que ese paso será uno de los más decisivos para el oficialismo checo, debido a la posición casi monopolista de la CEZ en el mercado checo de energía eléctrica. Si bien se procederá a la privatización de la compañía, sostienen, es necesario que los sectores de industria y de comercio elaboren previamente un análisis de la situación energética en el país. En base a esa documentación será posible adoptar la decisión en el sentido de si será conveniente o no para el Estado Checo desistir de la parte de su dominio en el sector.

El ministro de Industria y Comercio, Jirí Rusnok, señaló que para los próximos dos años consideraba mínima la posibilidad de la privatización de la electroenergética checa, a la vez que no excluyó la eventualidad de un repentino cambio en la postura del Gabinete frente a esa cuestión.

Los economistas checos afirman comprender la postura un tanto indecisa del Gobierno frente a la privatización de la CEZ, al tiempo que advierten que cuanto más tarde se venda la Compañía Energética Checa, tanto menos el Estado checo podrá recibir por ella. El analista, Jan Slabý, recuerda que la privatización de las Telecomunicaciones checas, significó una desilusión para el oficialismo.

Los especialistas coinciden en que el sector de la energética seguirá atrayendo a los inversionistas en el futuro, pero nadie puede garantizar que el precio siga siendo el mismo. Esto se debe a que la energética es uno de los pocos sectores en el que es posible calcular con gran dosis de precisión los futuros gastos y las ganancias.

Según fuentes próximas al Gobierno, después de las recientes inundaciones en la República Checa se registró una cierta activación de algunos inversionistas que en el pasado habían manifestado su interés por la adquisición de la Compañía Energética Checa.

La planta hidroeléctrica Orlík de ČEZ en el río Vltava, foto: Štěpánka Budková
La Compañía Energética Checa se ve obligada también a afrontar actualmente los daños que las recientes inundaciones le causaron. Los analistas calculan que estos llegan a unos 30 millones de euros.

Las instalaciones de las plantas hidroeléctricas de CEZ en el río Vltava fueron seriamente afectadas. Los especialistas consideran que algunas de esas instalaciones estarán fuera de servicio varios meses. Las aguas desbordadas causaron graves daños en las plantas térmicas de CEZ situadas al norte de Praga.

A los temores expresados por la opinión pública checa de que con la llegada del invierno se hará patente la falta de energía eléctrica a raíz de los daños causados a la CEZ por las inundaciones, los ejecutivos de la empresa reaccionaron afirmando que excluían tal posibilidad. Insistieron en que la Compañía Energética Checa está en condición de cubrir plenamente las demandas de sus clientes.