Partidos de coalición dispuestos a superar la crisis gubernamental

Ivan Pilip, Karel Kuhnl y Hana Marvanova, Foto: CTK

La crisis del Gobierno checo está a las puertas de ser superada. Después de arduas negociaciones el gabinete de Vladimír Spidla desistió de solucionar la crisis mediante la dimisión.

Ivan Pilip, Karel Kuhnl y Hana Marvanova, Foto: CTK
En su sesión de este martes, la presidencia del partido Socialdemócrata checo del Primer Ministro, Vladimír Spidla, acordó emprender los pasos necesarios para conservar el actual gobierno de coalición, integrado además, por el democristiano Partido Popular y la Unión de la Libertad. Para superar la actual crisis, los partidos de la coalición se comprometerían a apoyar en el futuro todo proyecto gubernamental importante que sea presentado ante el Parlamento.

El democristiano Partido Popular está dispuesto a asumir compromisos para conservar la coalición gubernamental existente, según afirmó el jefe de la facción parlamentaria del partido, Jaromír Talír.

"Apoyamos la conservación de la coalición gubernamental actual. Con este fin aceptaremos la aprobación de mecanismos a ser aplicados en el futuro en la coalición gubernamental a la hora de que el Gobierno pretenda imponer en el Parlamento nuevas medidas urgentes".

Ivan Pilip, Foto: CTK
La Unión de la Libertad propuso firmar un suplemento adicional al acuerdo de coalición gubernamental. Según los observadores locales, con ese paso el partido asumió parte de su culpa por la actual crisis del Gobierno. El líder del partido, Ivan Pilip, insistió a la vez en la necesidad de que en el futuro los proyectos de normas legislativas urgentes sean debatidos previamente por cada uno de los partidos de la coalición.

"En caso de ser rechazada nuestra propuesta, temo que difícilmente podría ser hallada otra solución viable y entonces la actual coalición gubernamental dejaría de existir", dijo Ivan Pilip.

Antes de su partida a Estados Unidos, el presidente de la República Checa, Václav Havel, exhortó a los partidos de la coalición gubernamental a la tranquilidad y a la pronta solución de la crisis gubernamental. Havel no descartó a la vez la eventualidad de la dimisión del actual Gobierno checo y aseguró que en caso de necesidad regresaría inmediatamente al país.