La sal y el azúcar de ocho años de gobierno

r_2100x1400_radio_praha.png

El Partido Socialdemócrata ha estado en el poder en la República Checa desde el año 1998. Durante ese tiempo, el país marcó ciertos avances en el sector político y económico, pero también fue testigo de escándalos y casos de corrupción.

Un crecimiento del producto interno bruto en más del 23 por ciento, permitió elevar los salarios en el país en un 33 por ciento. La reducción de la inflación y del índice de desempleo y el desarrollo del sector económico, junto al crecimiento de las inversiones extranjeras en el país.

Por otro lado un creciente índice de corrupción y la vinculación de altos cargos socialdemócratas con el crimen organizado. La crisis del sistema de Salud y el aplazamiento de la reforma del sistema de pensiones, una de las reformas clave para la sociedad checa. Así el comentarista Alexander Mitrofanov, caracterizó brevemente los ocho años de gobiernos socialdemócratas en la República Checa.

"Uno de los mayores méritos de la Socialdemocracia es que durante esos ocho años el país no se vio enfrentado a problemas económicos o políticos, con excepción de ciertas crisis socio-políticas internas, causadas por la vinculación de algunos altos cargos socialdemócratas con casos de corrupción y de evasión de fondos. No obstante, el partido logró consolidarse antes de las elecciones y bajo su último gobierno el país registró un marcado crecimiento de la economía y la disminución del desempleo".

El politólogo, Bohumil Dolezal, considera como negativo que durante mucho tiempo la Socialdemocracia no fue capaz de crear un Gobierno firme y estable.

"Los primeros dos gobiernos después de 1998 encabezados por los socialdemócratas han sido muy débiles y llevaron a ese partido a una profunda crisis. Jirí Paroubek logró consolidar al partido y al Gobierno antes de las elecciones, lo que se tradujo positivamente en el sector económico. No obstante, Paroubek alcanzó esos logros en base a su cooperación tácita con los comunistas, lo cual, considero, podría resultar peligroso en el futuro", señaló Bohumil Dolezal.

El comentarista Mitrofanov destacó por su parte la importancia del ingreso de la República Checa a la Unión Europea hace dos años y su posición estable en el ámbito internacional. Apuntó no obstante, que los escándalos de corrupción vinculados con algunos funcionarios del partido Socialdemócrata han repercutido negativamente en la población.