Partido Cívico Democrático debate eventuales cambios internos

Václav Klaus, Foto: CTK

El Partido Cívico Democrático checo, una de las mayores formaciones políticas de derecha en el país, atraviesa actualmente uno de los más difíciles períodos en los once años de su existencia.

En el seno del Partido Cívico Democrático, la mayor fuerza de oposición, tienen lugar amplios debates sobre el futuro del partido.

Václav Klaus, Foto: CTK
Tras la derrota frente a la Socialdemocracia checa en las últimas elecciones parlamentarias, un considerable número de militantes del Partido Cívico Democrático pidió que Václav Klaus abandonara la presidencia del mismo y que los métodos de trabajo cambiaran radicalmente. La solución a estas cuestiones debería ser hallada en el próximo congreso del partido, a efectuarse en el mes de diciembre.

Uno de los vice presidentes del partido, Miroslav Benes, rechaza, no obstante, que Václav Klaus sea responsabilizado por el fracaso sufrido en las últimas elecciones parlamentarias. Afirma confiar en que Klaus sabrá hallar una nueva vía para que el partido siga manteniéndose firme, a la vez que apoya la adopción de un nuevo estilo de trabajo.

"La política de derecha sufrió últimamente en la República Checa una gran derrota, al no lograr convencer a los electores de que esta orientación política favorece los intereses de todos los ciudadanos. El Partido Cívico Democrático tendrá que hallar ahora nuevas formas sobre cómo contactar con los ciudadanos, de cómo convencerlos de que al seguir el camino que ofrece esta formación, también ellos vivirán mejor."

Miroslav Benes rechazó enérgicamente las especulaciones de algunos medios de comunicación nacionales en el sentido de que Václav Klaus, como presidente del Partido Cívico Democrático, perdiera el apoyo de todos sus vicepresidentes. Insistió en la necesidad de esperar los resultados del próximo congreso del partido que tendrá lugar en el mes de diciembre.