Ozzfest de Ozzy Osbourne se prepara para aplastar a Praga

Ozzy Osbourne, el 1998 en Praga, foto: CTK

"Ha llegado el circo", exclamarían los niños al observar las maniobras realizadas en estos días en los alrededores del estadio deportivo de Strahov, en Praga. "No", dirían los rockeros más apasionados, "ha llegado el Ozzfest". Ozzy Osbourne trae por primera vez a la capital checa su megashow rock.

Dieciséis camiones con aparatos de alumbrado y sonido, catorce autobuses con personal técnico, veinte guardarropas con 680 toallas a disposición de los músicos y un gran restaurante móvil con cuatro cocineros. Así podrían describirse los preparativos para el grandioso festival Ozzfest que presentará este jueves en Praga la leyenda del heavey metal, Ozzy Osbourne. La primera gira Ozzfest se realizó en 1996 en San Bernardino, California. La idea es unir en la escena a bandas musicales de diferentes generaciones. "Los padres vienen a escuchar a Ozzy y sus hijos a los nuevos conjuntos progresivos", dicen sobre el show itinerante los críticos norteamericanos.

Ozzy Osbourne, el 1998 en Praga, foto: CTK
En Praga se presentará la banda revelación checa Skwor, el conjunto nu-metal británico Antiproduct, el checo-australiano Astro Metro y Royal Playboy Cartel, y seguirán Slayer y Tool. Pero el héroe principal del concierto será naturalmente Ozzy Osbourne, quien basará su espectáculo en temas de su último álbum "Down To Earth".

No es la primera vez que Ozzy Osbourne llega a Praga. Ya dos veces agotó las entradas, en 1995 y en 1998 con la banda Black Sabbath. El público checo lo ama y las simpatías son mutuas. "Me gusta Praga, me gustan los checos y diría que, por otra parte, a los checos yo también les gusto", afirma el rockero quien rodó en la República Checa también varios videoclips.