Ovocné knedlíky: las bolas de harina rellenas de frutas

La cocina checa ofrece una gran variedad de ‘knedlíky’. Estas bolas de harina suelen ser sobre todo saladas y acompañar diferentes carnes y salsas, pero se pueden preparar también de modo dulce. Basta con rellenar los ‘knedlíky’ de fruta.

Foto: Martin Čuřík, ČRo

La primera receta de cómo preparar los ‘knedlíky’ de fruta proviene del siglo XVII. En este entonces, las bolas de harina se freían y rellenaban de ciruelas. La tradición de cocer los ‘knedlíky’ nació un poco más tarde. Solían servirse con un poco de requesón rayado o dormidera encima, en hogares más ricos se les añadía también mantequilla derretida o crema.

Foto: Petr Kratochvíl, ČRo

Los ‘knedlíky’ son típicos también de otros países de Europa Central, como Austria, Alemania o Polonia. No obstante, en Chequia, el plato dulce goza de una gran tradición. Se trata de una comida muy popular que solía prepararse en las familias desde mayo hasta el otoño. Con el transcurso de los años, el recetario fue creciendo y quien se quiere considerar experto, debe saber preparar los ‘knedlíky’ con levadura, requesón o a base de patatas en vez de harina.

Foto: Matina Schneibergová

A finales de la primavera, las bolas de harina se rellenaban de ruibarbo, después llegaba la temporada de las fresas, las cerezas, los albaricoques, los arándanos y, finalmente, las ciruelas. Fueron justamente los ‘knedlíky’ de ciruelas los que más fama se ganaron. Francisco Fernando, archiduque de Austria-Este quedó encantado por el plato. Y, supuestamente, se trataba también de la comida preferida del primer presidente checoslovaco, Tomáš Garrigue Masaryk. El famoso experto culinario francés, Édouard de Pomiane, incluyó incluso los ‘knedlíky‘ de ciruelas en su lista de los diez mejores platos del mundo. No resulta sorprendente por lo tanto que esta receta se haya popularizado también en el extranjero, donde a menudo se sirve como un postre caliente.

Relacionado

  • Sabores Checos

    Řízek, guláš, svíčková y buchty son algunos de los platos checos más comunes. En esta nueva serie llamada ‘Sabores checos’ exploraremos el patrimonio culinario nacional.