OTAN respalda construcción de escudo antimisiles en República Checa

Los 26 países miembros de la Organización del Atlántico Norte, OTAN, decidieron, este jueves en Bucarest, respaldar el acuerdo entre EE.UU. y la República Checa para instalar en Europa un escudo antimisiles.

George Bush y Condoleezza Rice (Foto: CTK)
De histórica han calificado los especialistas la cumbre de la OTAN celebrada en Bucarest. El acuerdo bilateral entre Washington y Praga para instalar una estación de radares como parte del sistema de defensa antimisiles de EE.UU. en Europa fue apoyado por todos los miembros de la Alianza Atlántica.

El viceprimer ministro checo para Asuntos Europeos, Alexander Vondra, recalcó las ventajas y obligaciones que desprenden de la membresía en el mayor bloque militar del planeta.

„Gracias a la OTAN disfrutamos de las mayores garantías de seguridad en la historia del país. Y como miembros de dicha organización debemos participar activamente en la seguridad común”, indicó Vondra.

Alexandr Vondra (Foto: CTK)
Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiséis dieron luz verde al escudo haciendo énfasis en la importancia de la protección continental.

"Reconocemos la sustancial contribución a la protección de los aliados contra misiles balísticos de largo alcance que proporcionará el previsto despliegue de dispositivos de defensa de misiles de EE.UU. basados en Europa", se indicó en la declaración oficial.

Los estrategas militares subrayan que el escudo ayudará a luchar contra la proliferación de misiles balísticos que supone una creciente amenaza para los aliados.

Insisten, no obstante, en que el escudo propuesto deja fuera de cobertura al sureste de Europa, por lo que la Alianza prepara un sistema de protección vinculado al escudo, cumpliendo así con el inviolable principio de la indivisibilidad de la defensa.

El otro momento histórico de la cumbre fue la invitación que se hizo a Croacia y a Albania a sumarse a la OTAN, su adhesión será efectiva en cuanto los 26 Parlamentos de los países aliados y los de los candidatos ratifiquen el acuerdo. Según fuentes de la OTAN, ese proceso tarda, por lo general cerca de un año.

Fuera de esta etapa de ampliación quedó Macedonia debido al veto aplicado por Grecia que exige un cambio de nombre del país para evitar confusiones e hipotéticas reclamaciones territoriales en el futuro desde la antigua república yugoslava sobre la Macedonia griega.

Ucrania y Georgia también tendrán que esperar, a pesar de la presión ejercida por el presidente de EE.UU., George Bush que hubiera deseado al menos integrarlos al plan de Acción para el Ingreso a la OTAN.