Museo Kampa expone la obra de jóvenes artistas checos

r_2100x1400_radio_praha.png

Los mejores trabajos de los niños y adolescentes checos aficionados a las artes plásticas se exponen en estos días en la galería pequeña del Museo Kampa, de Praga.

Desde hace un año, el Museo Kampa, de Praga, que ofrece exposiciones permanentes y temporales de arte contemporáneo, organiza seminarios y mesas redondas destinadas a los niños y adolescentes que se sienten atraídos por el mundo del arte.

La exposición KIDS@KAMPA recoge los mejores trabajos creados por jóvenes artistas en los últimos seis meses, recalca Karina Kottová, del Departamento de Educación del Museo Kampa.

“Es una selección de lo mejor que se ha creado últimamente en los seminarios y programas especiales del Museo Kampa. Los trabajos expuestos reflejan la postura de los niños y adolescentes hacia la obra que se muestra en nuestras galerías”, sostiene Kottová.

Los participantes pueden encontrar inspiración en los cuadros de František Kupka y Otto Guttfreund, que representan los pilares de la exposición permanente del Museo Kampa, así como en la obra de otros artistas contemporáneos, nacionales y extranjeros, que se expone temporalmente en el lugar.

El objetivo de los seminarios no es educar a una nueva generación de pintores y escultores checos, sino despertar en los jóvenes el interés por el arte, señala Kottová.

“De esta forma nos esforzamos por enseñar a los jóvenes a entender y a querer el arte para que posteriormente regresen al Museo. Es muy importante para una galería como la nuestra, que siempre se verá obligada a competir con los cines, teatros y otras instituciones de ocio y entretenimiento”, indica Kottová.

En los programas especiales del Museo Kampa participa con regularidad la Fundación Klokánek, que ayuda a niños maltratados, abusados sexualmente o huérfanos. Los empleados del Museo les enseñan a entender el arte, a desarrollar su propia creatividad, a conocer los monumentos históricos de Praga y el patrimonio cultural checo, en general.

Los trabajos de los niños de la Fundación Klokánek, así como de otros jóvenes checos, pueden verse en el Museo Kampa, de Praga, hasta el próximo 11 de enero.