Ministros de la UE deliberan en Praga sobre los compromisos de la ayuda al desarrollo

r_2100x1400_radio_praha.png

Los ministros encargados de la ayuda al desarrollo de la Unión Europea se dan cita este jueves y viernes en Praga. Entre los temas principales de esta sesión informal figuran el acceso a las fuentes de energía renovables a nivel local, el fomento de la democracia y los impactos de la crisis financiera.

Reducir al mínimo los impactos de la crisis financiera mundial en los países en vías de desarrollo, especialmente en aquellos que no están preparados para la brusca disminución de los precios de artículos comerciales y que dependen en gran medida de la emigración. Este es actualmente el gran reto de la ayuda al desarrollo, según indicó el viceministro de RR.EE. checo, Jan Kohout.

“Si se cierran los mercados, los países en vías de desarrollo, que a menudo dependen de la exportación de un par de artículos, tendrán que enfrentarse a problemas mucho mayores. Se producirá una reversión en su desarrollo con todas las consecuencias sociales y políticas que pueda conllevar este empeoramiento de la situación”.

Los representantes de los 27 debatirán en Praga sobre el volumen y la eficacia de la ayuda al desarrollo. Además se estudiará cómo impedir el proteccionismo y cómo involucrar mejor a los países en vías de desarrollo a la toma de decisiones a nivel global, incluida la reforma de la arquitectura financiera internacional.

En coincidencia con las prioridades de la presidencia checa de la Unión Europea, el viceministro Kohout destacó la importancia de las fuentes de energía sostenibles, con énfasis en las zonas rurales.

“Al decidir sobre las subvenciones para proyectos energéticos, la Unión Europea debería concentrarse más en aquellos que no emiten gases contaminantes y que son accesibles a nivel local. Estamos hablando de fuentes geotermales, hidroenergía, energía solar, biomasa, etc. No se encuentra aquí la construcción de pequeños reactores nucleares”.

La República Checa también desea debatir sobre la ayuda al desarrollo de la Unión Europea a Europa del Este y Asia Central. Esta región se enfrenta a los mismos problemas que en su momento los nuevos países comunitarios en su período de transformación, explicó Jan Kohout.

“La experiencia de los nuevos países comunitarios de los años 90 representa un know-how que no tienen los demás miembros de la Unión Europea y que es, creo, muy importante y útil”.

Los ministros de ayuda al desarrollo deliberarán además en Praga sobre las posibilidades de la Unión Europea en cuanto a la ayuda a la cooperación social y económica con la franja de Gaza.