MCH Band: una alternativa a fondo

r_2100x1400_radio_praha.png
0:00
/
0:00

Mikoláš Chadima es sin duda uno de los representantes más destacados de la música alternativa checa. Sus iniciales forman parte del nombre de una de las bandas trascendetnales de ese género: MCH Band, que no obstante durante la época de comunismo se vio obligada a camuflar su nombre y actuaba bajo los apodos de Alfred Startka, Minas Tirith y 3 STS, entre otros.

Con el “cocolobo” a las espaldas

La caldera está llena de agua hirviendo
Bajo la misma cruje el fuego de infierno
El vapor escapa desde debajo de la tapa
Un alegre bullicio hay a la redonda

La letra de la canción ‘Infierno’ (Peklo) refleja de manera exhaustiva el estado de ánimo de la banda MCH Band surgida a principios de los años 80 en la Checoslovaquia comunista.

Mikoláš Chadima, foto: ČT
El grupo, liderado por el saxofonista Mikoláš Chadima, tuvo que luchar duro por su existencia desde el principio. Prácticamente desde su fundación se vio obligado a actuar bajo diferentes nombres para confundir a los funcionarios que amparaban la producción musical del país y sin cuyo visto bueno nadie podía presentarse en público.

Su debut, así como los siguientes álbumes MCH Band los editó clandestinamente. El primer trabajo grabado en 1982 lleva por título ‘Krokodlak’, palabra compuesta de ‘cocodrilo’ y ‘hombre lobo’ que podríamos traducir como ‘cocolobo’, e incluye unas largas partes oscuras basadas en la improvisación del saxofón de Chadima que expresaban las emociones de una persona perseguida por la policía secreta del régimen.

Pues, por fin he visto a un hombre agredido por un cocolobo
Se veía muy pobre y no quería hablar de eso

Ahora tiene miedo que el cocolobo vuelva a pillarlo
¡No me sorprende!

Estamos sanos y bien con la horca en el cuello

Mikoláš Chadima se ha inscrito en la historia como un excelente músico y, a la vez, destacado distribuidor de la música alternativa en una Checoslovaquia comunista.

Mikoláš Chadima, foto: Jirvid008, Wikimedia CC BY-SA 3.0
Como no podía lanzar sus grabaciones de manera oficial, Chadima cofundó la casa Fist Records bajo cuyo amparo difundía clandestinamente grabaciones suyas y de otras bandas prohibidas por el régimen.

En 1983 lanzó su segundo disco bajo el título “Estamos sanos y bien” (Jsme zdrávi a máme se dobře), que reúne varias grabaciones en directo.

El título se inspiró en las cartas corresponsales que podían enviar a sus familiares los presos de conciencia, pero siempre con esta frase impresa previamente.

El disco arrancó una fructífera y larga unión de la música de Chadima y los poemas de Ivan Wernisch.

A lo largo de su trayectoria, Chadima puso música a varios textos oscuros de este autor, como en la pieza ‘Quién sabe’ (Kdo ví).

Quién sabe ¿adónde lo llamarán?
¿De qué lo acusarán?
Quién sabe ¿qué está perpetrando ahora?
¿Quién sabe quién lo delatará?
Cierta es solo una cosa
Que tendrá la culpa
De su propia muerte
Porque de no existir el cuello
No habría adónde colgar la horca

La época de 198Four, Well?!

El poeta Ivan Wernisch en sus recopilaciones publicaba de vez en cuando textos en alemán que encantaron a Chadima de manera que a algunos les puso música, como por ejemplo en el tema ‘Truppen Marschieren Bei Nacht’, o sea las tropas marchan por la noche.

Ivan Wernisch, foto: Jiří Šamánek, Český rozhlas
En 1984, el grupo editó otro disco, esta vez inspirado por el título de la novela ‘1984’, de George Orwell, en el que se aproximó aún más a la improvisación.

En referencia al autor de la obra distópica la banda publicó el álbum bajo el nombre de ‘198Four, Well?!’.

El trabajo lo abre el tema ‘Subió al Tercer Piso’ (Vylezl do třetího patra), que cuenta la historia de un hombre que entra en un piso donde le dan una paliza y le roban todo.

Para presentar las nuevas canciones de su repertorio la banda tuvo que volver a cambiar de nombre varias veces para confundir a los funcionarios y huir en caso necesario, según comentó Chadima.

“Estas piezas fueron una reacción al año 1984 de Orwell. A nosotros no nos parecía su novela una ficción, en absoluto. Tocamos con una banda reducida, digamos, para caber en un automóvil, así que no teníamos problemas a la hora de huir al recibir la noticia de que en las cercanías se encontraba la Policía”, dijo el líder de MCH Band.

Sangriento era el día

En 1986, la banda deleitó a sus fans con otro disco, distribuido ilegalmente.

El álbum incluyó otros tres poemas de Ivan Wernisch, puestos en música por Mikoláš Chadima, como el tema titulado ‘Toque de Alba’ (Klekání).

Sangriento Sangriento
Sangriento era el día
Un abrigo sangriento
Zumba en el gancho
Un sombrero sangriento
Zumba en el tajo
Sangriento Sangriento
Sangriento era el día

Poco antes de la Revolución de Terciopelo, de 1989, la banda grabó el disco titulado ‘Es Reut Mich F…’, calificado por algunos expertos como el mejor trabajo de la música alternativa checa.

Al igual que en los discos anteriores, Chadima puso música a algunos poemas de Ivan Wernnisch, pero esta vez optó solo por los escritos en alemán.

Bailando con dificultad

Tras la Revolución de Terciopelo, el grupo MCH Band pudo abandonar la clandestinidad y publicar sus grabaciones libremente. Aunque algunas de las piezas de Chadima postrevolucionarias tampoco ocultan cierta amargura, a la que contribuyó seguramente la persecución penal de su esposa iniciada en 1992.

La ex disidente Marta Chadimová pidió en las restituciones una finca raíz de Praga, pero posteriormente fue acusada de falsificar documentos oficiales. El pleito que se arrastró durante años terminó con el indulto presidencial aceptado por la mujer del artista.

En 1999, MCH Band lanzó el disco titulado ‘Carnaval’ (Karneval). En la canción del mismo nombre, que abre el disco, Chadima canta:

Confundido vivo en la nueva era
Sonriendo miro a mi derredor
A la calle ha salido el Teatro Nacional
Comenzó el gran baile
Nuevos luchadores se han levantado
¡Hurra, carnaval!
Con dificultad bailan
Las máscaras prestadas
Que sudadas pelean
Por los cuencos llenos
Y por su salud brindan

Autor: Roman Casado
palabra clave:
audio