“Manija” no significa siempre “manija”

klika.jpg

Hay palabras que suenan igual, pero significan otra cosa. En estas palabras nos centraremos en la presente edición de nuestro minicurso del idioma checo. Porque není klika jako klika. ¿Qué quiere decir esta frase? Se lo revelaremos enseguida.

Klika— es la palanca que sirve para abrir y cerrar la puerta.

Con la palabra —klika— se señala en checo a un grupo de simpatizantes de un individuo que ayudan uno al otro para adquirir beneficio personal.

La palabra —klika— les servirá también para decir que alguien tiene suerte. En checo: Má kliku.

Hay personas a las que les gusta čistit o pucovat kliky—limpiar manijas—. Son aquellas que se esfuerzan por ganarse las simpatías de alguien y lo hacen de una manera un tanto deshonesta.

Cuando escuchen que alguien dělá kliky puede significar que fabrica manijas, pero también que hace planchas para fortalecer los músculos de los brazos. En este caso el singular de la expresión kliky es klik y es del género masculino.

Entonces, ya entienden, amigos, que není klika jako klika. No cada manija significa manija.

Skot es el habitante de Escocia, pero escrito con minúscula —skot— es el ganado vacuno. Las vacas se ordeñan —dojí se—.

skot
El animal que da poca leche dojí málo. Pero si dicen lo mismo de una persona insinúan que es tacaña y le da poco dinero.

Kachna es un pato, pero si aparece en un medio de comunicación puede tratarse también de una mistificación periodística, mentira, un invento o error —novinářská kachna—.

El reportero que describe los sucesos ocurridos —líčí události—.

También líčí el maquillador que unta los cosméticos en la cara de una modelo ...

… y líčí el cazador que coloca las trampas para cazar a un animal.

Así que apúntense, amigos: el verbo checo líčit puede significar en español describir, maquillar y hacer trampas.

Dos verbos de origen diferente se fundieron en la palabra ostříhat.

Uno señala el proceso de cortar el pelo, el otro se refiere a la actividad relacionada con la vigilancia o el cuidado de algo o alguien.

El peluquero ostříhá a su cliente, y el ángel de la guarda ostříhá a su protegido. Y haciendo esto, ambos pueden stříhat ušima—mover las orejas—.

El que no debería mover las orejas ni otra parte del cuerpo es el cliente en la peluquería porque podría suceder fácilmente que el peluquero le corte en la oreja —střihne ho do ucha— o le dé una bofetada —střihne mu pohlavek—.

Así que para terminar esta lección una recomendación para ustedes, amigos del idioma checo: Vystříhejte se nervózních holičů. Eviten a los peluqueros nerviosos.