Los rusos y los eslovacos dan oxígeno al sector inmobiliario checo

Illustrative photo: Miroslav Zimmer

El mercado inmobiliario de la República Checa se está recuperando gracias a la inversión extranjera y a la rebaja de los intereses de los préstamos hipotecarios. Así lo recoge el diario Hospodářské Noviny, que destaca a rusos y a eslovacos como los principales compradores de viviendas en Chequia.

Una de cada seis transacciones inmobiliarias que se realizan en la República Checa está hecha por extranjeros. Una situación que ha supuesto un balón de oxígeno para el mercado inmobiliario checo y ha hecho que alcance cifras récord. De hecho, durante 2014 se vendieron, sólo en Praga, casi 6.000 viviendas más que en 2007, un año antes de la crisis.

Son los eslovacos los que más invierten en el sector inmobiliario, seguidos de rusos y ucranianos. Un hecho, que en el caso de los rusos, tiene su origen en la depreciación del rublo, que les ha animado a sacar capital de su país e invertirlo en ladrillo como si fuese un depósito. Y las expectativas son mejores, pues se estima que la demanda anual se incrementará un 100%.

"La inestabilidad política y los temores sobre el futuro llevaron a un fuerte aumento el año pasado y el porcentaje de compradores de estos países en 2014 llegó al 15%", explica el portavoz del grupo inmobiliario Central Group, Milán Jankovsky.