Los precios aumentan, el desempleo disminuye y los jueces toman los estadios

Como si las cosas no estuvieran ya caras. Ahora el Gobierno anunció un nuevo aumento del precio de los alimentos. Se dice que es un problema mundial… Lo me que recuerda aquello de “mal de todos, alivio de…todos”.

Petr Gandalovič,  ministro de Agricultura
El brusco aumento del precio de los alimentos en la República Checa a finales del año pasado, que se debió a un encarecimiento mundial, fue como una ducha de agua fría para los consumidores checos. El ministro de Agricultura, Petr Gandalovič, supone que el precio de los alimentos seguirá incrementándose también este año, pero afirma que es optimista y que el encarecimiento no debería superar el 10 por ciento.

“Me preocupa que los alimentos sigan subiendo de precio, pero confío en que las leyes del mercado valen también en la agricultura. Con el incremento de los precios de los alimentos, crecerá la demanda de esos productos, lo que llevará a una mayor producción. El mercado irá equilibrando solo la demanda y la oferta”, señaló Gandalovič.

Desde mediados del año pasado, el pan encareció en la República Checa en un 25 por ciento y la harina en más del 30 por ciento. Los analistas advierten que la inflación en el país es la más alta en los últimos nueve años y que se debe, especialmente, al incremento del precio de los alimentos.

Jan Veleba
El jefe de la Cámara Agraria checa, Jan Veleba, no comparte el optimismo del ministro Gandalovič. Afirma que el crecimiento de la demanda de alimentos en el mundo se calcula este año en un seis por ciento, mientras que el incremento de la producción agrícola se estima en un cuatro por ciento, lo que se traducirá en el encarecimiento de los alimentos. Veleba supone que en la República Checa éste superará el 10 por ciento, especialmente en el caso del pan, el arroz y la carne porcina.


“Una de cal y otra de arena” reza un decir popular, así que al lado del anuncio del aumento de los precios la buena noticia es que el desempleo disminuye.

Las Oficinas de Trabajo registraron en el mes de abril a unas 300 mil personas desocupadas, el 5,2 por ciento de los ciudadanos en edad productiva. En Praga esa cifra alcanzó incluso el dos por ciento. Las Oficinas de Trabajo ofrecían ese mismo mes más de 156 mil puestos laborales, o sea que por cada dos desempleados, en promedio, hubo un puesto de trabajo vacante.

El economista Petr Sklenář, explica que un paro tan bajo se debe a varios factores.

“En primer lugar es resultado de los trabajos de temporada que en abril ofrecen muchas compañías de construcción. Otras personas encuentran empleo en la silvicultura y en el campo, en vista al inicio de las faenas agrícolas de primavera.

Al bajo nivel de desempleo ayudó asimismo el favorable desarrollo económico del país en los últimos cinco años. Éste condujo también a la reducción interanual del desempleo en el 1,6 por ciento”, señaló Sklenář.

Los analistas advierten que la favorable situación en el mercado de trabajo en la República Checa podría cambiar en los próximos meses, a raíz de la paulatina desaceleración del ritmo de la economía nacional, que ya se empieza a sentir en el sector industrial. Por primera vez en los últimos cinco años, la producción industrial descendió interanualmente en marzo en más del dos por ciento. El descenso se debió al fortalecimiento de la moneda checa con respecto al euro y el dólar, así como a los crecientes costes de energías y transportes.


Foto: CTK
Sin ser hincha de ningún deporte creo que la medida para frenar la violencia en los estadios es buena. Resulta extraño que las fiestas deportivas se hayan convertido en actos de agresividad y violencia.

La instalación de Tribunales en los propios estadios debería amedrentar a todos los que han perdido el espíritu deportivo.

La rapidez y la ejemplaridad de la pena son dos factores importantes en la lucha contra los hinchas exaltados. La Justicia checa aplica procedimientos penales abreviados contra los individuos que provocan disturbios, pero por primera vez un juez estuvo presente directamente en un partido de fútbol de la Primera División dispuesto a dictar sentencia sin demora sobre los hinchas indisciplinados.

El tribunal provisional fue instalado el fin de semana en el estadio del Sparta de Praga, que recibió al Baník de Ostrava en partido calificado por la policía como ‘de alto riesgo’.

El presidente del Tribunal Municipal de Praga, Jan Sváček, explicó que el Tribunal es capaz de condenar al acusado en un período muy breve. “La presencia de un juez en el estadio significa que, una vez terminado el partido, el hincha violento puede ser condenado en pocos minutos. En casos más graves puede ser detenido en prisión preventiva o encarcelado”.

En el partido entre estos dos clubes, que cuentan con los hinchas más peligrosos del país, al final no se produjeron enfrentamientos entre ambos bandos, y el presidente del Tribunal Municipal de Praga subrayó que un tribunal instalado en un estadio cumple perfectamente con su objetivo preventivo.

“En todo caso, quisiera destacar que los costes de la introducción de esta medida son mínimos para la sociedad y que estos gastos se justificarán en el futuro”, mencionó Sváček.

La iniciativa del Sparta es un paso en la buena dirección para desterrar el vandalismo de los estadios del país, dijo el juez. De todas formas, los clubes checos siguen esforzándose por lograr la introducción de cambios legislativos sistemáticos para poder penalizar con mayor eficacia a los hinchas violentos.

Sobre todo, se está deliberando sobre la implantación del ‘modelo inglés’, que incluye prohibiciones estrictas de asistir a los partidos de fútbol a los hinchas que han provocado disturbios y contribuyó notablemente a la seguridad en los estadios de fútbol británicos.


Las autoridades checas siguen tomando medidas contra los conductores temerarios, pero por el momento las cosas no cambian de manera significativa y los accidentes de tránsito continúan.

El anuncio de una enmienda a la ley de tránsito siembra nuevas esperanzas para mejorar la seguridad en las carreteras.

Desde hace más de tres meses, un equipo de expertos nombrados por el Ministerio de Transportes y los diputados se ocupan de elaborar una nueva enmienda a la ley de tránsito, que tendrá por finalidad aumentar la seguridad en las carreteras checas, destacó el diputado David Šolch. “Nuestro objetivo es el de reforzar la seguridad vial, impedir el acoso a los conductores por parte de la policía y mejorar la situación en las carreteras, en general”, señaló Šolch.

Entre los cambios propuestos destaca una penalización más dura a aquellos conductores que no usen las luces direccionales. Mientras que hasta ahora sólo han tenido que pagar una multa, en el futuro recibirían además dos puntos penales.

Con dos puntos serían castigados también aquellos choferes que no respeten la distancia de seguridad entre vehículos. Y los que impidan a los demás participantes de tránsito adelantar, podrían recibir hasta seis puntos penales.