Los empresarios checos viajan en helicóptero

r_2100x1400_radio_praha.png

La acumulación de riquezas en la República Checa se manifiesta de mil y una formas, semejantes quizá a las de cualquier otro país con una economía de mercado que funciona. Sin embargo, los caprichos de los "nuevos ricos", que han ido moderando sus gustos, han impactado a medios de comunicación y círculos económicos. Los empresarios de punta acuden a sus reuniones en helicóptero.

Para la República Checa, un país con diez millones de habitantes, el mercado de los helicópteros privados ha empezado a registrar un "boom" de ventas. Los principales clientes de este nuevo estilo de vida son en primer lugar importantes ejecutivos, empresarios y los "nuevos ricos".

La revista Pilot Magazine escribió en su número más reciente que más de una decena de personas son pilotos y duenos de helicópteros Robinson R22. Se trata de aparatos con una amplia escala de prestaciones con precios que oscilan entre los seis y los nueve millones de coronas, o sea entre 150 mil y 225 mil dólares.

En la mayoría de los casos se trata de helicópteros biplaza. Una hora de vuelo rondea los 200 dólares y a esto debemos agregar los gastos de mantenimiento que para la mayoría de los ciudadanos checos comunes y corrientes representa una pequena fortuna.

El importador exclusivo de helicópteros en la República Checa es la empresa Heli Services. Según explicara a los medios de comunicación su propietario Vladimir Hájek ya vendió a pilotos privados unos doce R22 y también dos modelos más caros R44

De acuerdo con Vladimir Hájek, importador exclusivo de helicópteros para uso privado en la República Checa, la venta de este tipo de aeronaves es un asunto de mucha paciencia, porque de un total de 100 o 150 interesados al final uno se decide por el helicóptero.

El señor Hájek adelantó que para este año tiene casi vendidos dos helicópteros R22, pero el negocio podría cuajar a finales del año. No hay que olvidar que antes de comprar un helicóptero el interesado debe obtener una licencia de piloto. El mínimo indispensable exige 40 horas de teoría y 40 de vuelo.

A pesar de visitar un curso intensivo, los nuevos pilotos reciben sus permisos después de tres meses. El curso en la "heliescuela" cuesta unos 7500 dólares, lo que quiere decir que realmente se trata de una inversión de gran envergadura.

Pero bien, además del dinero, el dueno de un helicóptero privado debe cumplir requisitos indispensables de salud y dominar, y respetar, una serie de normas de vuelo, así como aterrizajes fuera de los helipuertos.

En la República Checa funcionan actualmente dos escuelas para pilotos de helicópteros, lo que demuestra que el número de interesados crece rápidamente. Según explicara el señor Hájek, en los últimos años se habla de un "boom" para las condiciones checas, pero en realidad todavía no se puede hablar de un "negocio redondo".

La empresa Heli Services se dedica sobretodo a volar para la companía Transgas, para la que efectúa vuelos de inspección de los gasoductos que atraviesan el país. Otra de las actividades de los pilotos profesionales checos de helicópteros es prestar servicios a diferentes estudios cinematográficos.

Pero volviendo al tema de los pilotos privados cabe recordar que en la República Checa también se venden muchos aviones livianos y ultralivianos. Estos, sin embargo, tienen para el nuevo empresario una serie de inconvenientes, porque necesitan de una pista de aterrizaje, pero hay que reconocer que son mucho más baratos.

"Debo decir que la persona que vuela en un helicóptero R22, termina totalmente enamorado de la máquina y descubre solo ventajas. Imagínese que es usted un ejecutivo que tiene que viajar de un extremo del país al otro. Volando cómodamente en un helicóptero a unos 180 kilómetros por hora, sin atascos, nunca llegará tarde a una cita de negocios", asegura Vladimir Hájek, uno de los mayores promotores de la venta de helicópteros para particulares en la República Checa.

Autor: Federico Picado
audio