Los desempleados tendrán que trabajar para recibir subvenciones sociales

r_2100x1400_radio_praha.png

Los desempleados que no hayan trabajado más de un año, tendrán que realizar trabajos de utilidad pública. En caso opuesto, perderán las subvenciones sociales. Ello propone la nueva ley aprobada este miércoles por la Cámara Baja checa.

El objetivo principal de la nueva ley es impedir que los desempleados reciban ayudas sociales trabajando a la vez ilegalmente. El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Zdenek Skromach, está convencido de que el proyecto reducirá la tasa de desempleo que hoy día en la República Checa supera el 10 por ciento.

"La ley debería estimular a los desempleados para que se esfuercen más en buscar el trabajo. El proyecto, por supuesto, posibilitará combatir mejor el trabajo ilegal", sostuvo Zdenek Skromach.

La nueva ley supone, además, que las subvenciones aumentarán en unas decenas de euros. Los desempleados podrán asimismo tener ingresos excepcionales de aproximadamente 100 euros, recibiendo a la vez las ayudas sociales.

Por su parte, la oposición es escéptica en cuanto a ese proyecto, indicando que la nueva ley es contraproductiva, explicó la diputada del derechista Partido Cívico Democrático, Alena Páralová.

"Porque de esa forma nosotros impediremos que trabaje la gente que quiere trabajar y, por el contrario, vamos a emplear forzosamente a los que lo rechazan. Ese sistema requerirá una gran cantidad de recursos financieros que tendrán que pagar los que quieren trabajar. Es una espiral sin salida", opinó Alena Páralová.

En caso de que la nueva ley sea aprobada por el Senado y firmada por el presidente, entraría en vigor a fines de verano.