Los checos podrán recibir la correspondencia oficial en formato electrónico

El Ministerio del Interior ha anunciado un nuevo sistema para el envío de correspondencia por parte de la Administración. Gracias a los llamados buzones de datos, ciudadanos y empresas recibirán los comunicados oficiales en formato electrónico y de forma gratuita.

Hoy en día una buena parte de la correspondencia que reciben los checos son comunicados de las instituciones públicas, como el Ayuntamiento, el registro comercial o la oficina de finanzas, por ejemplo. A veces se dan problemas, como el extravío de las cartas o la molestia de tener que desplazarse a la oficina de correos para recibirla en mano.

Para acabar con esto, se ha creado el sistema de buzones de datos. Se trata de una plataforma en Internet de funcionamiento parecido al e-banking. El usuario entrará en el sistema con un código y accederá a los comunicados que le hayan llegado de parte de la Administración. Cada vez que llegue uno nuevo recibirá un aviso en su correo electrónico.

Se trata de un concepto revolucionario, ya que equipara en importancia los documentos electrónicos y los de formato papel. Para el ministro checo del Interior, Ivan Langer, el mayor problema para su aplicación, más que los inconvenientes técnicos, es la mentalidad de los funcionarios.

“Las mayores complicaciones ya las hemos superado, pero todavía hay problemas. Y el principal está en la cabeza de la gente. Están acostumbrados al papel, a cerrar los sobres, a los sellos oficiales... El cambio es realmente en la forma de concebir los documentos electrónicos”, subrayó Langer.

 Ivan Langer (Foto: CTK)
El buzón de datos es gratuito para ciudadanos y empresas, y su uso será voluntario. Solo tendrán la obligación de utilizarlo las oficinas públicas en la correspondencia que mantengan unas con otras. Según el director general de Correos Checos, Petr Sedláček, esto supondrá un considerable ahorro en sobres, sellos y papel.

“Si lo comparamos con los sobres convencionales con rayas de colores que usa la Administración es mucho más barato. Estas cartas cuestan poco más de un euro. Con el sistema de transacción electrónica, cada mensaje sale a unos 60 céntimos, pero eso solo al principio. Conforme crezca el número de mensajes enviados por este sistema, el precio bajará hasta llegar a los 35 céntimos”, afirmó Sedláček.

El buzón de datos entrará en vigor el uno de julio y contará con características diferentes según se trate de un particular, una empresa, un trabajador autónomo o una oficina pública.