"Levý Hradec"

Levy Hradec: Iglesia de San Clemente, foto: Archivo de Radio Praga

A unos seis kilómetros al norte de la capital checa -Praga- se encuentra una localidad que desde 1956 goza del estatuto de reserva arqueológica estatal, y desde 1978 también del de monumento nacional. Y como si fuera poco, fue la primera sede de la dinastía checa Premislita a la que se le atribuye la fundación del Estado checo.

Se trata de la reserva de Levý Hradec, que se extiende en un promontorio rocoso ubicado en la orilla izquierda del Vltava.

Levy Hradec: Iglesia de San Clemente, foto: Archivo de Radio Praga
El lugar que hoy ocupa Levý Hradec fue poblado primeramente en la Edad de Piedra, luego en la Edad del Bronce, y finalmente en los siglos VII y VIII por tribus eslavas checas. El asentamiento checo original fue transformado en fortificación a principios del siglo IX, a raíz de lo cual se convirtió, con el nombre de Levý Hradec -Fortaleza a la izquierda- en la sede de los primeros príncipes Premislitas checos.

En los albores del Estado checo, el primer príncipe Premislita del que ya hablan las fuentes escritas: Borivoj -que también fue el primer checo en recibir la eucaristía y convertirse al cristianismo- fundó en Levý Hradec, allá por el año 870, lo que hasta hoy los historiadores y arqueólogos coinciden en considerar que fue la primera iglesia de Bohemia.

Se trata de la rotonda de San Clemente, cuyos cimientos de mampostería fueron descubiertos hace un tiempo bajo el piso de la actual iglesia de igual nombre.

El presbiterio de la rotonda original fue reconstruido en estilo gótico temprano a fines del siglo XIII, pero en el año 1684 logró imponerse el estilo barroco y la rotonda fue demolida. Sólo el presbiterio gótico logró escapar de la destrucción y formar parte de la nueva iglesia, de una sola nave. Sin embargo, en la construcción de la iglesia barroca fueron aprovechados fragmentos de la rotonda original.

La iglesia de San Clemente, ya de estilo barroco, fue remodelada una vez más en el año 1781, y de nuevo lo fue en 1940, cuando precisamente fueron descubiertos los cimientos de la rotonda y los frescos góticos que datan de la segunda mitad del siglo XIV con imágenes de San Jerónimo, San Ambrosio, San Gregorio y San Agustín.

Necrópolis: hallazgos arquelógicos - joyas
En el altar mayor, de estilo barroco temprano, con un fantástico portal del año 1684 y baldaquines laterales, destacan cuadros de San Clemente, San Cosme y San Damián. Y puesto que Levý Hradec está relacionado no sólo con los orígenes del cristianismo en Bohemia, sino también con las personalidades de Santa Ludmila -esposa de Borivoj- y de su nieto San Venceslao, en el templo de San Clemente abundan los cuadros barrocos con pasajes de la vida de esos dos patronos de la nación checa.

El púlpito es de estilo rococó, mientras que bajo el coro llaman la atención, y hasta intrigan, varias lápidas funerarias de finales del siglo XVI y del XVII, con las inscripciones prácticamente borradas por el tiempo.

Muy cerca de la iglesia de San Clemente, en las inmediaciones de Levý Hradec, también fueron descubiertos una necrópolis eslava y fragmentos de la fortificación original de Levý Hradec, del siglo IX. Precisamente de aquella fortificación original testimonian escritos de entonces al referirse a la fundación de la rotonda de San Clemente.

En las tumbas de la necrópolis fueron hallados esqueletos de mayor antigüedad incluso que la de la fortificación, así como gran cantidad de joyas, vasijas y otras piezas de cerámica, botones de bronce, fragmentos de flechas y armas blancas, e incluso una gigantesca llave de hierro.

Llave de hierro encontrada en la zona del reeinto fortificado Premislita
A pesar de su importancia original como primera sede de los Premislitas checos, a pesar de que desde allí Borivoj dirigió la unificación de los territorios adyacentes ocupados por otras tribus eslavas y la formación de un Estado único checo, Levý Hradec fue arruinándose con el tiempo.

En un documento del canónigo Zbyhnev, del año 1132, consta "Levý Hradec, donde se inició el cristianismo, es hoy sólo tierra de labranza".

De que casi un siglo más tarde todavía Levý Hradec era propiedad de la dinastía reinante checa Premislita testimonia un documento del año 1221 según el cual el rey Premysl Otakar I transforma la primera sede principesca Premislita en sede del funcionario real encargado de la caza y los bosques, es decir, del montero mayor del reino de Bohemia.

Ya en el siglo XIV las crónicas se refieren al templo de San Clemente como iglesia parroquial, y probablemente ya en siglo XIII estuviera bajo el patronato del convento de San Jorge con sede en el Castillo de Praga.

Y si bien en el siglo XVII todavía se conocía como Levý Hradec el lugar del recinto fortificado original y las aldeas surgidas al pie del promontorio, hoy se designa con ese nombre sólo la reserva arqueológica que abarca el lugar de la primera sede principesca checa.

Levý Hradec, foto: Ondřej Kořínek, CC BY-SA 3.0 Unported
Por el lugar que ocupa en la historia del Estado checo, Levý Hradec ha sido fuente de inspiración literaria, y sobre todo para el sacerdote y escritor checo del siglo XIX, Václav Benes Trebízský, conocido amante de la narrativa histórica.

Con Levý Hradec relacionó el escritor en 1882 uno de sus cuentos más famosos basados en la historia nacional. En el "Cuento de Levý Hradec" Trebizský habla de la Guerra de los Treinta Años y de las trágicas consecuencias que tuvo para la nación checa, y muy en especial de los sufrimientos del pueblo de los alrededores de dicha localidad histórica.

Invitándoles a conocer la reserva arqueológica y monumento nacional checo de Levý Hradec si se disponen a visitar la capital checa, finalizamos este RadioViaje.

10
50.169167000000
14.373611000000
default
50.169167000000
14.373611000000
Autor: Mónica Villegas Gallego
audio