Las tenistas checas derrotan a las hermanas Williams en Río

Las tenistas checas Barbora Strýcová y Lucie Šafářová, foto: ČTK, foto: ČTK

Las tenistas checas Lucie Šafářová y Barbora Strýcová empezaron pisando fuerte en los Juegos de Río de Janeiro. Su hazaña no podía ser mayor: derrotaron a las estadounidenses Serena y Venus Williams, cabezas de serie número 1 en el dobles de Río-2016.

Las tenistas checas Barbora Strýcová y Lucie Šafářová, foto: ČTK, foto: ČTK
El triunfo de las tenistas checas Lucie Šafářová y Barbora Strýcová sobre las representantes estadounidenses Serena y Venus Williams por 6-3 y 6-4 este domingo fue la gran sorpresa de la jornada.

Ni las hermanas Williams ni las tenistas checas esperaban un desenlace similar. Nadie dudaba que las hermanas habían llegado a Brasil en busca de un cuarto título en dobles. En sus bolsillos traían el oro de Sidney-2000, Beijing-2008 y Londres-2012.

Lo que muchos habían denominado la “crónica de un triunfo anunciado“ se vino a tierra como si de un castillo de arena se tratara.

Las checas dejaron a todos con la boca abierta. Además de imponerse con su juego y encajarles 6-3 y 6-4, Lucie Šafářová y Barbora Strýcová nunca habían ganado un encuentro en dobles en los Juegos Olímpicos, y sumaban un total de 0-3 participando al lado de otras parejas. En Río estaban fuera de la preclasificación.

Las tenistas checas Lucie Šafářová y Barbora Strýcová, foto: ČTK
Pero eso no fue todo. Parte de la sorpresa es que no se contaba con que Lucie Šafářová y Barbora Strýcová hicieran dupla en Río. Strýcová fue el reemplazo de último momento de Karolína Plíšková, que se retiró del torneo.

Antes del domingo, la dupla Šafářová-Strýcová tan sólo había jugado un partido y lo perdieron en la Copa Federación del año pasado, nadie apostaba por ellas.

La entrenadora de las representantes estadounidenses, Mary Joe Fernández, se limitó a decir ante la prensa que Venus Williams no se sentía bien desde antes de llegar a Brasil y tenía problemas con calambres, deshidratación y malestar estomacal.

Foto: ČTK
Las tenistas checas Lucie Šafářová y Barbora Strýcová expresaron su satisfacción por el triunfo alcanzado, pero reconocieron que todavía tienen mucho camino por delante.

A las checas les esperan en la segunda ronda las canadienses Eugénie Bouchard y Gabriela Dabrowski.