Las mejores obras del barroco checo se exhibirán en Palacio Lobkowicz

Palacio Lobkowicz

La Galería Nacional de Praga inaugurará el próximo 28 de marzo una nueva exposición permanente denominada El Barroco Checo. La colección de obras cumbres de esa época se exhibirá en el recién reconstruido Palacio Lobkowicz.

La nueva exposición de la Galería Nacional de Praga presentará más de 400 obras de la escultura y pintura barroca creadas entre los siglos XVI y XVIII en el territorio checo, divididas cronológicamente en tres secciones.

En el primer grupo estarán las obras de estilo manierista, desarrollado a finales del siglo XVI y a principios del siglo XVII, cuyo apasionado propulsor en los Países Checos fue el emperador Rodolfo II. Entre ellas, destacan las pinturas del alemán Hans von Aachen y el holandés Bartolomeo Spranger.

Los visitantes de la exposición podrán ver también una muestra del típico gabinete de curiosidades que solía tener la nobleza de la época. Según explicó el comisario de la exposición, Vít Vlnas, se trataba de una colección de los más diversos objetos que representaba una imagen reducida del mundo.

Vít Vlnas (Foto: CTK)
“Era una colección que unía piezas de arte libre, artesanías y también algunos objetos poco comunes de la naturaleza, labrados por el hombre, como el marfil, las conchas y los cocos. En realidad, representaba un modelo enciclopédico del mundo”, sostuvo Vlnas.

La segunda parte de la exposición estará dedicada a la creación artística de los siglos XVII y XVIII. En la planta baja, estarán situadas las majestuosas esculturas de Ferdinand Maxmilián Brokof y Matyáš Bernard Braun. En la primera y en la segunda planta, se exhibirán las obras de pintores como Jan Kryštof Liška y Václav Vavřinec Reiner, entre otros.

Para los personajes más destacados del barroco checo, los pintores Karel Škréta y Petr Brandl, estará reservada una sala que acentuará la alta calidad de sus pinturas consideradas como lo mejor del Fondo de Arte Antiguo de la Galería Nacional de Praga.

Vít Vlnas destacó que para exhibir la obra de estos artistas optarán por la instalación de paneles que era popular precisamente en la época barroca.

“Esa parte de la exposición pretenderá mostrar cómo eran las pinacotecas barrocas que formaban parte de los palacios y residencias tipo Palacio Lobkowicz. Las pinturas estarán instaladas una por encima de otra o una al lado de otra, respetando las reglas de la simetría y del contraste características para las galerías barrocas”, señaló Vlnas.

La tercera parte dedicada al barroco tardío de finales del siglo XVIII la dominarán las esculturas de Jan Antonín Quitaner e Ignác František Platzer.

El edificio del Palacio Lobkowicz lo planea aprovechar también el departamento de la Colección de Dibujos y Grabados de la Galería Nacional de Praga. Éste prepara una serie de exposiciones temporales que presentarán los trabajos en papel surgidos en el territorio checo desde la Edad Media hasta el siglo XVIII.

Vít Vlnas explicó que las obras en papel fácilmente pueden ser destruidas, por eso exigen especiales condiciones climáticas y de luz.

“El grabado y el dibujo, sobre todo, son disciplinas muy sensibles a la luz y al clima. Significa que la iluminación en las salas de exhibición no debe superar los 60 luxes y el tiempo de la exposición de las obras se limita a unas cuantas semanas”, indicó Vlnas.

El Palacio Lobkowicz, situado en la calle Jiřská, en las cercanías del Castillo de Praga, forma una parte importante del panorama del barrio de Hradčany. Fue construido entre los años 1545 y 1563 según el proyecto del arquitecto Agostino Galli y, después del Palacete Real de la Reina Ana, es el segundo edificio renacentista más importante de Praga.

El palacio con la característica fachada decorada con esgrafiados cambió de propietarios varias veces en la historia. De manos de su dueño original Juan de Lobkowicz, pasó primero a los señores de la Rosa Roja, después a los Svamberk, a los Eggenberg y a los Schwarzenberg. A partir de los años 50 fue aprovechado por el Ministerio de Defensa como el Museo Militar. En 2002 pasó a ser parte de la Galería Nacional de Praga.