Las garrapatas podrían tener los días contados

La garrapata
0:00
/
0:00

El primer ministro checo, Mirek Topolánek, anunció que tomará medidas para repeler las consecuencias de la crisis económica en el país. Para ello creó el Consejo Económico Nacional, integrado por los mejores especialistas nacionales. Éstos propusieron una serie de medidas que el Gobierno resumirá en un único documento que posteriormente presentará ante el Parlamento para su aprobación.

Mirek Topolánek
El primer ministro checo, Mirek Topolánek, anunció que tomará medidas para repeler las consecuencias de la crisis económica en el país. Para ello creó el Consejo Económico Nacional, integrado por los mejores especialistas nacionales. Éstos propusieron una serie de medidas que el Gobierno resumirá en un único documento que posteriormente presentará ante el Parlamento para su aprobación.

La crisis es una realidad. La economía mundial sufre las embestidas de una recesión que se acrecienta día a día. Nadie se escapa y la República Checa no es la excepción. El Gobierno de Mirek Topolánek optó finalmente por luchar, no contra la crisis, sino contra las consecuencias que la misma pueda tener para la economía nacional. Topolánek convocó para ello a los mejores especialistas del país, reunidos en un Consejo Económico, que después de una sesión extraordinaria de seis horas presentaron un paquete con 250 recomendaciones. “Tenemos a disposición prácticamente dos guiones que debemos estudiar. Uno nos dice que nuestra economía seguirá creciendo este año y el otro, el de la crisis, nos pronostica un decrecimiento de la economía” indicó Topolánek. La tarea inmediata del Gobierno será analizar todas las propuestas y aplicar un programa anticrisis. Los especialistas coincidieron en la necesidad de respaldar las exportaciones, incrementar el transporte público en el interior del país, para que las personas trabajen fuera de su lugar de residencia, reducir los impuestos a las empresas que empleen a recién egresados y a obreros recualificados. A mediados de febrero el primer ministro Mirek Topolánek presentará a la Cámara de diputados un proyecto de programa anticrisis que partirá de las recomendaciones del Consejo Nacional Económico.


La garrapata. Ese minúsculo animalito que todos los años causa graves problemas de salud podría tener los días contados. Un grupo de científicos checos descubrió una nueva proteína que podría poner fin al molesto parásito.

Los problemas causados por las picaduras de garrapata podrían tener fin en un futuro cercano. Un equipo de científicos checos de la Universidad de Bohemia del Sur y del Instituto Parasitológico de České Budějovice ha conseguido identificar la ferritina 2, la proteína que las garrapatas utilizan para extraer hierro de la sangre que consumen.

Uno de los miembros del equipo de investigación, Petr Kopáček, nos describe el potencial del descubrimiento.

“En el estudio del metabolismo del hierro en las garrapatas es algo totalmente nuevo. La ferritina segregada en el plasma de las garrapatas, la ferritina 2, es algo suficientemente diferenciado de la que tienen los mamíferos, lo que significa que cumple todos los criterios de uso para el desarrollo de una vacuna que proteja contra las garrapatas y la transmisión de patógenos”, explicó.

De esta manera, sería posible crear una vacuna que actuara contra la ferritina 2 y que no tuviera efectos secundarios. Así, la garrapata no podría alimentarse de la sangre de su anfitrión y moriría rápidamente, con lo que se reducirían las probabilidades de contraer una infección.

Las picaduras de garrapata suponen un auténtico problema en la República Checa, sobre todo debido a la transmisión de borreliosis, también llamada enfermedad de Lyme, que provoca deficiencias cardiacas y neurológicas. En 2008 se registraron 4.350 casos.


Na Hradě opět vlaje prezidentská standarta...
La elección del presidente de la República por voto directo había sido un tema exclusivo de las campañas electorales. Ahora el gubernamental Partido Cívico Democrático propuso una enmienda a la Constitución para lograrlo. La propuesta presentada por el ministro de Justicia, Jiří Pospíšil, no ha topado con suficiente apoyo, ya que quedan vacíos en la futura ley electoral.

El Gabinete presentó el proyecto que supone cambiar la Constitución e introducir la elección directa del presidente, sin embargo, dicho proyecto no define los detalles de la elección. Los parlamentarios crearán una ley electoral para definir los mecanismos técnicos de los comicios, inmediatamente después de que sea aprobada la elección directa, explicó el ministro de Justicia, Jiří Pospíšil.

“En este momento es primordial que el Parlamento se pronuncie y diga si realmente desea la elección directa del presidente. Si la acepta, empezaremos a definir los mecanismos concretos de los comicios”, indicó.

No obstante, tanto la oposición como algunos políticos de la coalición gubernamental critican el procedimiento propuesto. Marek Benda, diputado del Partido Cívico Democrático, rechaza aceptar el proyecto bajo estas condiciones.

“La Constitución así no definirá claramente el método de la elección presidencial. Temo que de esa forma el partido que esté en el poder intente volver a modificar el sistema electoral antes de los comicios presidenciales, para lograr el mejor resultado posible”, dijo.


Los obispos checos pusieron el grito en el cielo por las recomendaciones del Parlamento Europeo de aplicar en las escuelas programas de educación sexual sin la participación de los padres. Los representantes eclesiásticos se mostraron molestos ante las posibilidades de las mujeres de recurrir de manera prácticamente ilimitada al aborto.

Los obispos checos aplauden que la resolución del Parlamento Europeo inste a la eliminación de la xenofobia y discriminación y que advierta sobre la violación del derecho a la vida privada y el abuso de los niños y refugiados. Se oponen, sin embargo, a la propuesta de establecer servicios de asesoramiento confidenciales para adolescentes que excluyan la participación de los padres, según explica el arzobispo de Olomouc y presidente de la Conferencia Episcopal Checa, Jan Graubner.

“No estamos en contra de la educación sexual, pero ponemos reparos contra las propuestas de impedir a los padres intervenir en ella. Tampoco estamos de acuerdo con que los padres no tengan que ser informados cuando su hija, que no es mayor de edad, quiera someterse al aborto. Creemos que hay que respetar la autoridad de los padres”.

Por otro lado, los obispos aprecian que la República Checa, como país que preside la Unión Europea, fomente la política familiar. Jan Graubner considera positivo que Praga prevea abrir un debate para que el cuidado de los niños en familia sea calificado como un empleo de pleno valor.